A cuatro días de su cumpleaños, Naomi Campbell ha estado en Cannes de fiesta con Goldie Hawn, Will.I.Am, Karolina Kurkova y Quincy Jones, entre otros, para que no le queden ganas de celebrar que llega a los 41 años.

"Estoy disfrutando esta semana de mi cumpleaños viendo películas, preparando un acto benéfico, pero no una fiesta porque no quiero celebrara nada", ha reconocido en el evento organizado por una conocida marca de joyas suiza y en el que sí le felicitó desde el escenario Will.I.Am, que ejerció de DJ y actuó junto a sus compañeros masculinos de la formación Black Eyed Peas.

Espectacular, con un vestido de volantes y escote dentado color berenjena diseñado por Azzedine Alaïa, la que fué en los años noventa "la diosa de ébano" volvió a ser mordaz y descarada a la hora de explicar su rutina: "trabajo dos horas al día", dijo, antes de que apareciera el músico Quincy Jones y posaran juntos dándose un cariñoso abrazo.

Otra espectacular modelo, la checa Karolina Kurkova, deslumbró con un vestido de Pucci que, abierto por el costado izquierdo, dejaba ver cómo la modelo se ha recuperado envidiablemente del nacimiento de su primer hijo.

Acompañada de su marido, el productor de cine Archie Drury, afirmó que será portada del próximo Vogue alemán y que su trabajo como modelo no le crea celos. "Sabe perfectamente cómo funciona y no se lo toma muy en serio", dijo ella. "Somos un buen equipo, somos nuestros mejores amigos", dijo él.

Y el póker de "tops" se completó con la brasileña Ana Patricia Barros, recién llegada a la localidad francesa, con un vestido morado de pedrería de un diseñador de Brasil.

Un glamour más añejo aportó Goldie Hawn, poco centrada ya en el cine, y que anunció que editará un nuevo libro de orientación a padres y trabaja en su fundación didáctica para los más pequeños.

Adriana Karembeu, vestida de negro, fue otra de las apariciones más destacadas, junto con la actriz rusa de fama en España Natasha Yarovenko, que presentaba estos días en Cannes el tráiler de "Capitán Trueno", donde interpreta a Sigrid.

"Fue todo un reto hacer este papel, ya que en España hay varias generaciones que han crecido con este cómic. Tuve que sacar la princesita que llevo dentro y jugar", ha dicho.

Y, entre ellos, además del citado Quincy Jones -que recordó en esta fiesta que originariamente tenía la cultura gitana como "leit motiv", que de los estilos musicales gitanos su favorito es el flamenco y, en concreto, Carmen Amaya-, estuvieron Boris Becker (que anunció que su favorito para Roland Garrós era Djokovic), Rob Lowe y el magnate de Hollywood Harvey Weinstein.