El presidente de la Unión Europea dijo el miércoles que la recuperación del bloque formado por 27 países está ganando impulso y que el euro permanece como una moneda fuerte y confiable a pesar de las crisis por deudas y déficit.

Sin embargo, Herman Van Rompuy declaró en un discurso desde Shanghai que las empresas necesitan mejorar su competitividad si quieren mantener su prosperidad.

El funcionario le ha pedido a China hacer más para que su economía sea más justa para las empresas extranjeras, en especial en el área de procuración del gobierno.

El público europeo podría pedir proteccionismo si sienten que China no está jugando limpio.

Además, reconoció a sus anfitriones por su compromiso para hacer avances concretos con el objeto de reducir la contaminación.

Aunque Europa sigue arreglándoselas para salir del paso entre las ayudas financieras a Grecia e Irlanda y desarrollando acuerdos para estabilizar Portugal, las economías representan sólo un 7% del PIB de la mayor economía combinada del mundo, dijo Van Rompuy.

"La recuperación económica en Europa está en camino e incluso ganando ímpetu. Nuestros fundamentos económicos siguen siendo fuertes", dijo.

Mientras que las tasas de crecimiento europeo podrían parecer "modestas" comparadas con el 10% de China, reflejan la madurez y prosperidad de las economías de la región.

"No está nada mal", dijo.

Sin importar los retos que todos los gobiernos enfrentan para tener su déficit y deuda bajo control, el euro continúa siendo "una moneda bastante fuerte que inspira confianza a los inversionistas en todo el mundo", dijo Van Rompuy. "Europa se ha convertido en un paraíso de estabilidad y paz".

En Beijing Van Rompuy se reunió con el primer ministro chino Wen Jibao para conversar de temas que iban desde el comercio hasta los derechos humanos y la protección de derechos de autor. Asimismo, revisaron los preparativos para la 14a cumbre China-Unión Europea, programada para el segundo semestre del año. Van Rompuy se reunió con el presidente chino el lunes.