Estados Unidos manifestó el jueves dudas respecto de apoyar de inmediato a un candidato europeo para encabezar el Fondo Monetario Internacional, y sólo señaló que quería un proceso abierto y rápido de sucesión.

La renuncia del francés Dominique Strauss-Kahn ha desatado una búsqueda acelerada de un nuevo líder del FMI, una poderosa organización que inyecta miles de millones de dólares a países en problemas para estabilizar la economía mundial.

Europa puso en juego su tradicional reclamo del puesto. Pero naciones de rápido crecimiento como China y Brasil manifestaron que es tiempo de romper el monopolio y buscar un jefe del FMI de un país en desarrollo.

Estados Unidos, el país con más votos, se negó a opinar públicamente.

"No hemos tomado ninguna posición sobre ningún candidato", dijo Lael Brainard, subsecretario del Tesoro para asuntos internacionales. "Lo que es importante en esta coyuntura es movernos rápidamente en un proceso abierto".

Brainard estaba respondiendo a los reportes de que Estados Unidos respaldaría a la ministra de Finanzas de Francia, Christine Lagarde, favorita también en muchas capitales europeas.

Mientras, un juez aceptó sacar a Strauss-Kahn de prisión con la condición de que pagara 1 millón de dólares de fianza, y permaneciera bajo arresto domiciliario y vigilado por guardias armados en un departamento en Manhattan.

Strauss-Kahn ha sido reconocido por muchos por su liderazgo y esfuerzos para resolver la crisis de deuda en los países europeos. Renunció el miércoles para dedicar "toda su energía" al proceso judicial.

John Lipsky, el director gerente interino del FMI, dijo que la junta ejecutiva de 24 integrantes del organismo iniciará el proceso para elegir a un nuevo líder.

"Queremos que esto pase tan rápido como sea posible", declaró Lipsky, en sus primeros comentarios públicos después de asumir su nuevo rol.

Mientras, autoridades de la Comisión Europea, la canciller alemana Angela Merkel, y la misma Lagarde dijeron que el remplazo debe ser europeo, no porque sea una tradición, sino porque conocerá íntimamente la crisis europea, un elemento crítico en el portafolio de cualquier candidato.

Desde Brasil, el ministro de Finanzas, Guido Mantega, dijo que debe "establecerse la meritocracia para que la persona que dirija el FMI sea elegida por sus méritos y no por ser europeo".

Otros candidatos potenciales incluyen al ex presidente de banco central alemán, Axel Weber; al jefe del fondo de rescate de Europa, Klaus Regling; y a Peer Steinbrueck, ex ministro de Finanzas de Alemania.

___

Melvin y Raf Casert desde Bruselas, Martin Crutsinger en Washington, Geir Moulson en Berlín, Angela Charlton y Nicolas Garriga en París contribuyeron con este despacho.