La recuperación económica de Europa está en marcha y todos los países de la Unión Europea están reduciendo sus déficit públicos, señaló hoy el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en una conferencia pronunciada en la metrópolis oriental china de Shanghái.

"Los titulares de los diarios ensombrecen el hecho de que la recuperación económica de Europa está en marcha en su totalidad e incluso ganando impulso entre algunos países miembros", señaló el político belga en un discurso pronunciado en la escuela de negocios China Europe International Business School (CEIBS).

El presidente del Consejo aseguró que la base económica de los 27 es robusta, con una previsión de crecimiento del 1,8 por ciento para este año, una cifra que "si bien parece modesta comparada con el crecimiento chino", es positiva para una economía madura como la europea.

"El año pasado afrontamos un reto importante, una crisis de deuda soberana en la zona euro. Debido a un problema en Grecia, la estabilidad financiera de la zona euro se vio amenazada. Nos obligó a los líderes políticos a actuar con determinación para prevenir una crisis similar", señaló Van Rompuy según el comunicado de prensa publicado por la delegación europea.

El funcionario se refirió a los paquetes de rescate de Grecia e Irlanda durante un desayuno de trabajo mantenido con anterioridad ante la Cámara Europea de Comercio en la ciudad oriental.

A pesar de estos "contratiempos", Europa "sigue siendo el mayor mercado interno del mundo, con 500 millones de prósperos consumidores en su mayoría, nuestros fundamentos macroeconómicos son fuertes -por ejemplo el déficit y la deuda pública- en la mayoría de economías avanzadas, y el euro es una divisa muy fuerte en la que inversores de todo el mundo confían".

En la última jornada de su visita de cuatro días a China, Van Rompuy volvió a incidir en la importancia de los derechos humanos y del Estado de Derecho, como ya hiciera durante sus reuniones en Pekín con el presidente, Hu Jintao, y el primer ministro, Wen Jiabao.

"El Estado de Derecho es indispensable para el florecimiento de cualquier economía moderna", aseguró Van Rompuy, "el espíritu empresarial requiere un marco legal estable para producir beneficios para la sociedad en su totalidad. Es una lección que aprendemos una y otra vez, y más recientemente con la 'Primavera Árabe", añadió.

Las firmas europeas que operan en China se quejan de la desigualdad de oportunidades y opacidad legal en el país asiático, que afecta también a la sociedad china, ya que desde febrero el régimen lleva a cabo su más feroz campaña de represión de la disidencia, con cientos de activistas ilegalmente detenidos.

"El desarrollo económico y social sostenible y la estabilidad no pueden existir sin que subyazcan fundamentos como el Estado de Derecho, la justicia social y los derechos humanos", defendió el máximo funcionario europeo durante su discurso en esta escuela de negocios, considerada una de las mejores de Asia.

En su discurso ante los empresarios europeos, Van Rompuy enumeró los retos que estas empresas afrontan en sus operaciones en China, y se comprometió en presionar para mejorar esos obstáculos.

"Soy consciente de que según vuestra experiencia, la apertura económica de China puede mejorar más. Sé que existe una necesidad de que se mejore el acceso a los mercados, un mejor entorno para inversiones, la apertura de los concursos públicos y la implantación de los derechos de propiedad intelectual", señaló.

Van Rompuy se reunió también esta mañana con el alcalde de Shanghái, Han Zheng, y con el obispo de la ciudad, Aloysius Jin Luxian, un nuevo gesto de su apoyo a los derechos del hombre, mientras que esta tarde finalizará su visita a China con un encuentro en Pekín con el vicepresidente y posible sucesor de Hu, Xi Jinping.