Unos 284 millones de dólares y un millón de sacos de 60 kilogramos de café se dejaron de producir por el hongo de la roya y la temporada de lluvias que azota al país desde el segundo semestre de 2010.

El gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Luis Genaro Muñoz, dijo el miércoles en rueda de prensa que para mitigar los daños se han fumigado 62.000 hectáreas de cultivos y se ha entregado a los productores semillas más resistentes y agroinsumos con un costo equivalente a unos 34 millones de dólares.

"El exceso de humedad produjo una proliferación de la roya", un hongo que disminuye y debilita la producción del grano, explicó. Agregó que la lluvia crea un ambiente más propicio para el crecimiento de la enfermedad.

Muñoz informó que "el propósito es recuperar, estabilizar y crecer" la producción. Dijo que Colombia espera producir 9,5 millones de sacos en 2011 y 11 millones de sacos en 2012, si el clima lo permite.

Según cifras de la Federación, en Colombia la zona cafetera abarca 3,3 millones de hectáreas, de las cuales 914.000 se encuentran cultivadas con café.

De la caficultura dependen, de forma directa o indirecta, 2,1 millones de personas --en un país de 45 millones de habitantes-- que producen el equivalente al 16% del producto interno bruto agrícola de la nación.

De acuerdo con las autoridades meteorológicas, las lluvias que se presentan en el país desde el segundo semestre del 2010 se deben a un inusual e intenso fenómeno de La Niña, que son corrientes frías en el Pacífico y que en algunas partes generan sequías, pero en otras causan lluvias copiosas, como en Colombia.

La Dirección Nacional de Atención y Prevención de Desastres, del Ministerio del Interior, ha dicho que, sólo en 2011, los intensos chubascos han provocado la muerte de 123 personas y han dejado damnificadas a unas 500.000.