La Cámara de Diputados dijo el miércoles que citará a declarar a un ex árbitro que denunció corrupción en el fútbol argentino y que lejos de amilanarse volvió a la carga con nuevas revelaciones, a la vez que desafío a los involucrados a que lo demanden.

El titular de la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados, Carlos Comi, dijo que convocarán para una fecha no decidida aún a Javier Ruiz, quien se definió como un "corrupto arrepentido" y que fue árbitro hasta diciembre de 2010.

"Si lo que dice Ruiz es verdad, hay una fantástica red de corrupción", dijo Comi a la prensa. "En otros países mucha gente fue presa por estos hechos. Este hombre está diciendo cosas muy fuertes".

Parece que Ruiz, de 43 años, no le teme a ninguna investigación sobre sus explosivas declaraciones al diario Libre del martes, cuando entre otras cosas dijo que el torneo Apertura de 2008 que ganó Boca Juniors, cuando lo dirigía Carlos Ischia, así como los ascensos de San Martín de Tucumán (2008) y Chacarita Juniors (2009) estuvieron arreglados.

También dijo que River Plate está peleando por no descender en el actual Clausura porque "los anteriores dirigentes (de River) pedían árbitros y no cumplían (no pagaban). Si no pagás (los árbitros) son capaces de no dejarte pasar el mediocampo".

También destacó que hay "cuatro o cinco" árbitros en actividad que "arreglaron campeonatos durante años y ahora se preocupan por limpiarse" y que el actual árbitro Pablo Lunati "en cuatro años se puso cinco negocios, tiene una franquicia de 100.000 dólares y un futuro hecho".

Ninguno de los involucrados por Ruiz formuló comentarios.

Ruiz dijo el diario Libre del miércoles, que publica una segunda parte de la entrevista, que "estaría bueno que alguien me demandara así yo puedo pedir un cruce de llamadas. Pero si nadie me demanda no hay delito a investigar".

"Nadie me envía una carta documento para que todo esto no empiece a ser investigado", señaló el ex árbitro, quien dijo haberse retirado de la actividad por voluntad propia. "''El día que explote esto, salta... por todos lados".

En sus nuevas denuncias, Ruiz involucró ahora al popular animador de televisión y empresario Marcelo Tinelli, que como integrante de un grupo inversor años atrás tuvo injerencia en el manejo del fútbol profesional de San Lorenzo.

"Me dijo: (Tinelli) necesito sí o sí un juez de línea que me cobre un penal. Le digo: Marcelo, ¿cómo hago que un juez de línea te cobre un penal si está en la línea?. Y respondió: 'No sé, pero si me lo cobra le doy la que quiera'. Arreglé con un juez de línea y se llevó 60 lucas (60.000 mil pesos, unos 15.000 dólares)".

Ruiz agregó: "Arreglé eso, pero si le pedía 90 creo que me daba 90. Fue contra un equipo funebrero (así le dicen a Chacarita). Son momentos en los que al tipo se le pasa por la cabeza cobrar o no cobrar y lo decide. En ese partido hubo un gol en offside por un metro y el tipo no se animó a hacerse el distraído. Para que vean lo fino que es esto".

Ruiz dijo que ese arreglo se habría hecho en la propia casa de Tinelli. "De eso tiene que haber registro porque ahí había muchos controles".

Tinelli hizo su descargo en Radio 10 diciendo que "parece que por conocer personas te involucran en un montón de cosas. Conozco jugadores, árbitros, dirigentes. ¿Qué tiene de malo eso? El problema es que sale cualquiera y dice lo que quiere".

Ruiz desafió a la justicia a que intervenga y que "no se hagan más los pe... (tontos). Pero a mí nadie me llama, ni de la justicia ni de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino)".

El líder del Sindicato de Arbitros de la Deportivos de la República Argentina (SADRA), Guillermo Marconi, dijo el miércoles que "como hay médicos, abogados contadores, funcionarios y periodistas corruptos, también hay árbitros".