La Fiscalía General ordenó detener a un ex subdirector de la policía secreta colombiana como sospechoso del asesinato en 1994 de un congresista de izquierda.

La fiscal Claudia Yadira Bernal, de la Unidad Nacional de Derechos Humanos de la Fiscalía, comunicó el martes la decisión de detener preventivamente a José Miguel Narváez, quien fue subdirector del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de mayo a octubre de 2005.

Narváez, un economista de 51 años, está detenido desde agosto del 2009 por otra investigación judicial sobre el espionaje que desde el DAS se hacía a algunos magistrados de la Corte Suprema, activistas, políticos opositores e incluso funcionarios de gobierno.

Según la fiscal, Narváez "incurrió, presumiblemente, en el delito de homicidio agravado en calidad de determinador (autor intelectual)" en el caso del senador Manuel Cepeda Vargas, asesinado en diciembre de 1994 por pistoleros que le dispararon cuando salía en auto de su residencia, en el oeste de Bogotá, indicó la Fiscalía en un comunicado.

Uno de los hijos de Cepeda, el representante a la Cámara y activista Iván Cepeda, celebró la decisión de la Fiscalía.

"Espero que la justicia continúe avanzando en decisiones similares, encaminadas a esclarecer los responsables de estos y otros crímenes que han marcado la historia de nuestro país", dijo el legislador del izquierdista partido Polo Democrático Alternativo en un comunicado.

Anunció que solicitará a la Fiscalía que declare el asesinato de su padre como delito de lesa humanidad a fin de que la acción penal no prescriba después de 20 años de sucedidos los hechos -como estipula la ley local- y eventualmente puedan ser vinculados otros responsables.

En su decisión de 32 páginas, la fiscal dijo que su decisión se basó en testimonios dados ante la Fiscalía por ex paramilitares como Diego Murillo Bejarano, alias "Don Berna", preso en Estados Unidos desde mayo de 2008 por cargos de narcotráfico.

Según Murillo Bejarano, el funcionario habría instigado al otrora máximo jefe paramilitar Carlos Castaño para que asesinara a varios líderes de izquierda de Colombia, entre ellos a Cepeda.

Narváez, quien fue destituido del DAS en 2005 precisamente por denuncias que lo vinculaban al paramilitarismo, también está vinculado a la investigación por el asesinato del humorista Jaime Garzón, perpetrado en Bogotá en agosto de 1999.

El ex subdirector del DAS ha negado en todo momento, en la Fiscalía y en medios de comunicación, relaciones suyas con los paramilitares y también se ha mostrado ajeno a los hechos que se le imputan por espionaje y por los homicidios de Cepeda y Garzón.