El director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, despertó el martes en una cárcel — en lugar de un hotel de superlujo_, acusado de intento de violación, mientras el mundo exterior era un torbellino de preguntas sobre la verdad de las acusaciones y aumentaban las presiones para que renunciara.

El director gerente del FMI, de 62 años, pasó la noche sin incidentes en la cárcel de la isla Rikers después que el lunes le negaron la libertad bajo fianza.

Al pedir que permaneciera en la cárcel por el presunto intento de violación de una mucama de hotel, los fiscales advirtieron que el adinerado banquero podría huir a Francia, donde estaría fuera del alcance de la ley estadounidense, como ocurrió con el cineasta Roman Polanski.

Sus defensores pronosticaron que Strauss-Kahn sería reivindicado. Con todo, su arresto ha provocado repercusiones en todo el mundo financiero, además de la política francesa.

La ministra de Hacienda austríaca Maria Fekter dijo que Strauss-Kahn debería pensar en renunciar para evitarle perjuicios al FMI, que otorga préstamos de emergencia a países con graves problemas y trata de mantener la estabilidad financiera global.

"Dada la situación, con la negativa de la fianza, debe darse cuenta que le causa daño a la institución", dijo Fekter al arribar a Bruselas para una reunión de ministros europeos.

Su contraparte española, Elena Salgado, dijo Strauss-Kahn debía tomar la decisión, teniendo en cuenta que las acusaciones son "extremadamente graves".

"Si tuviera que demostrar solidaridad y apoyo por alguien, sería por la mujer asaltada, si es verdad que lo fue", dijo Salgado.

"Si debiera mostrar mi solidaridad y apoyo a alguien, sería a favor de la mujer que fue abusada, si es que ese fuera el caso", dijo.

En Francia, los defensores de Strauss-Kahn, ex ministro de finanzas, dijeron sospechar que fue víctima de una campaña de calumnias.

Otros funcionarios europeos fueron más compasivos con el director del Fondo Monetario Internacional. "Estoy muy triste y alterado. Adicionalmente, él es un gran amigo mío", dijo el lunes el primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker.

"No me gustaron las imágenes que he visto en televisión", agregó Juncker, refiriéndose a las escenas que muestran a Strauss-Kahn en esposas siendo escoltado por la Policía afuera de una estación de Policía en Nueva York.

En Francia es ilegal mostrar a un sospechoso esposado, bajo una ley de 2000 sobre la presunción de inocencia.

"K.O." (nocaut), dijeron enormes titulares de los diarios franceses Le Parisien y Liberation, con fotos a página entera de Strauss-Kahn mal afeitado en la corte neoyorquina que ordenó su encarcelamiento el lunes.

La situación del banquero podría resultar en beneficio del presidente francés Nicolas Sarkozy, cuya popularidad recibiría un impulso con la noticia, publicada en un diario alemán, de que su esposa Carla Bruni-Sarkozy está embarazada.

Líderes financieros y políticos mundiales ya especulaban sobre quién sería su sucesor al frente del FMI.

La elección dependería de si Estados Unidos y Europa seguirían con la división de tareas impuesta tras la II Guerra Mundial: un europeo al frente del FMI y un estadounidense a la cabeza del Banco Mundial.

___

Los periodistas de The Associated Press Jamey Keaten y Elaine Ganley en París, Christopher S. Rugaber en Washington DC, y Tom Hays en Nueva York contribuyeron a este despacho.