Al mexicano Adrián González le encanta batear al jardín izquierdo y el Monstruo Verde se ajusta a la perfección.

Por lo menos así ocurrió el lunes por la noche cuando su batazo al jardín contrario coronó un gran regreso de los Medias Rojas de Boston.

El poderoso zurdo envió el lunes un doblete de dos carreras hasta el elevado muro del Fenway Park con un out en la novena entrada para darle a los Medias Rojas una victoria de 8-7 ante los Orioles de Baltimore y colocarlos en un promedio de victorias de .500 por primera vez en la temporada.

"Yo no me preocupo por las estadísticas o si el estadio es bueno para mí o no", dijo González. "Yo solamente llego al plato y me divierto".

Ultimamente, en su primera temporada desde que fue adquirido de San Diego, sus estadísticas han sido sobresalientes sin importar dónde ha jugado.

Luego de los últimos 10 partidos -- en Toronto, Nueva York y Boston -- González registra un promedio de bateo de .348 con siete cuadrangulares y 16 carreras producidas en 46 turnos al bate. En contra de los Azulejos pegó tres cuadrangulares al jardín izquierdo y encabeza las Grandes Ligas con 37 producidas.

Los Medias Rojas ganaron por cuarta ocasión consecutiva pero eran blanqueados 6-0 luego de cinco entradas y media.

Desventaja

Regresar de tal desventaja fue bastante difícil.

"Definitivamente contamos con el equipo que es más que capaz de hacerlo", dijo González. "En lo colectivo, logramos tener buenos y consistentes turnos al bate".

Los Medias Rojas anotaron cinco carreras en la parte baja de la sexta, una de ellas gracias a un sencillo del mexicano.

Mientras que Florida, la debacle de los Yanquis de Nueva York continuó el lunes gracias a una remontada de los Rays.

Sam Fuld y B.J. Upton conectaron un cuadrangular de dos carreras cada uno para ayudar a Tampa Bay a recuperarse de una desventaja y propinar a los Yanquis su sexta derrota consecutiva con una victoria de 6-5 sobre Nueva York.

La caída de Nueva York incluye una barrida de tres juegos ante Boston en el Yankee Stadium durante el fin de semana que molestó al copresidente del equipo Hank Steinbrenner. Es la primera ocasión en que los Yanquis han perdido tantos juegos seguidos desde una mala racha de siete derrotas del 20 al 27 de abril de 2007.

Inaceptable

"Es muy pronto, pero el equipo necesita reorganizarse", dijo Steinbrenner antes del partido. "Tenemos demasiado talento como para ser barridos por algún otro equipo en el Yankee Stadium, aunque enfrentáramos a los Yanquis de 1927. No es aceptable. Necesitamos empezar a hacer lo que yo se que somos capaces de hacer".

Nueva York ha perdido 10 de 13 juegos desde el 3 de mayo.

"Esto va a cambiar", dijo el mánager de los Yanquis, Joe Girardi. "Pasamos por una racha realmente complicada. Aquí es cuando uno es puesto a prueba como equipo, y uno debe abrirse paso".

Desde los duelos del 10 y 11 de julio de 2009 con los Angelinos de Los Angeles, es la primera vez que los Yanquis pierden partidos consecutivos en los que han tenido una ventaja de al menos tres carreras, de acuerdo con STATS LLC.

En los partidos del resto de la jornada, en la Liga Nacional, San Luis derrotó 3-1 a Filadelfia, Washington 4-2 a Pittsburgh; Cincinnati 7-4 a Chicago (Cachorros); Florida 2-1 a Nueva York (Mets), en 11 entradas; Atlanta 3-2 a Houston; Colorado 7-4 a San Francisco; San Diego 8-4 a Arizona; y Milwaukee 2-1 a Los Angeles (Dodgers).

Por la Liga Americana, Toronto venció 4-2 a Tampa Bay; Cleveland 19-1 a Kansas City; Texas 4-0 a Chicago (Medias Blancas); Oakland 5-4 a Los Angeles (Angelinos), en 10 entradas; y Seattle 5-2 a Minnesota.