El yuan y el euro disputarán a medio plazo la supremacía del dólar estadounidense como divisa internacional a raíz del creciente poder de las economías emergentes, indicó hoy el Banco Mundial (BM) en un informe.

En el documento "Horizontes de Desarrollo Global 2011 - Multipolaridad la Nueva Economía Global", el organismo multilateral con sede en Washington situó esta transición de poder entre 2011 y 2025.

El autor del informe y gerente de tendencias emergentes del BM, Mansoor Dailami, señaló que "en la próxima década, el tamaño de China y la rápida globalización de sus empresas y bancos significará un importante papel del yuan".

Por ello, Dailami subrayó al presentar hoy el informe que "el escenario de divisas internacionales más probable en 2025 será un panorama de multi-divisas centrado en el dólar, el euro y el yuan".

Como fuerzas motores el BM destacó a "las multinacionales de los mercados emergentes que están remodelando la industria global, con una rápida expansión de las inversiones Sur-Sur".

"El rápido ascenso de las economías emergentes ha conducido un giro mediante el cual los centros de crecimiento económico se han distribuido entre las economías emergentes y las avanzadas: se trata de un verdadero mundo multipolar", dijo Justin Yifu Lin, economista jefe del BM.

No obstante, el organismo internacional es cauto a la hora de restar importancia a los viejos centros económicos de Europa, Japón y EE.UU., "ya que seguirán ejerciendo un papel prominente en el impulso del crecimiento global".

El reporte del organismo internacional pronosticó un crecimiento de las economías emergentes hasta 2025 a una media del 4,7 % anual, mientras que las economías avanzadas se prevé que crezcan a un 2,3 % en el mismo período.

Asimismo, el BM destacó la diversidad de los polos de crecimiento en las economías emergentes, con China y Corea con una estructura económica basada fuertemente en las exportaciones.

Por contra, ubican México y Brasil que otorgan mayor peso al consumo doméstico.

El BM resaltó igualmente que este nuevo panorama económico internacional implica "desafíos de gobernabilidad e institucionales para estos nuevos polos económicos en ascenso", entre los que destacó a China, Indonesia, India y Rusia.

Por último, Dailami indicó que las instituciones internacionales también serán sometidas a una dura prueba acerca de su capacidad.

"Una pregunta clave es si las actuales normas e instituciones multilaterales son lo suficientemente poderosas para facilitar esta transición hacia la multipolaridad", explicó.

Los organismos internacionales deberán "adaptarse rápidamente si quieren para mantener el ritmo", agregó Yifu Lin.