La XXXIII Asamblea General del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) inició el martes sus actividades después que en la víspera quedó inaugurada por el cardenal Marc Ouellet.

Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos, y Presidente de la Comisión para América Latina en el Vaticano, convocó a seguir el ejemplo del beato Juan Pablo II y "entregarse con entusiasmo en el espíritu de la nueva evangelización predicada por él y su sucesor Benedicto XVI".

Las deliberaciones comenzaron el martes en forma efectiva y el miércoles se procederá a la elección de las nuevas autoridades del Celam y a la aprobación del plan global para el próximo cuatrienio.

El viernes será clausurada con una Eucaristía que se celebrará en la Catedral Basílica y Santuario Nacional de la Virgen de los Treinta y Tres, Patrona de Uruguay, en Florida, a unos 80 kilómetros al norte de Montevideo.

Al comienzo de la Celebración Eucarística el arzobispo de Montevideo, monseñor Nicolás Cotugno destacó "la importante labor del Celam al servicio de las iglesias de América Latina y el Caribe que expresa de un modo particular la confiabilidad episcopal en plena comunión de fe y afecto con el sucesor de Pedro".

Oullet, de origen canadiense, tras agradecer a la iglesia de Uruguay expresó el deseo "de compartir con esa iglesia local las esperanzas, las alegrías y preocupaciones de la evangelización en América Latina".