Venezuela no ve impedimento para que Estados Unidos extradite al anticastrista Luis Posada Carriles pues la justicia norteamericana ya terminó un proceso judicial que se le seguía por lo que ahora procedería enviarlo a Caracas para que enfrente la justicia.

La presidenta del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, Luisa Estella Morales, de visita en la capital cubana, expresó que el gobierno de Estados Unidos alegaba que el juicio migratorio que Posada Carriles enfrentaba impedía entregarlo para cumplir con el pedido de extradición.

"Hace muy poco tiempo fue exculpado de esos señalamientos, delitos en territorio norteamericano, lo que significa que de acuerdo a los tratados internacionales al no tener ninguna pena pendiente ni ningun proceso, cobra fuerza nuestra solicitud de extradición", manifestó Morales.

Morales y otros magistrados del alto tribunal venezolano llegaron a Cuba para un intercambio con sus contrapartes y estarán en esta capital hasta el miércoles. El tema de Posada Carriles formará parte de la conversaciones que sostendrán, reconoció la funcionaria.

La vocera de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en esta capital, Gloria Berbena, indicó a la AP que su gobierno había informado al de Venezuela que la petición realizada no estaba lo suficientemente justificada y Caracas no ofrecía las garantías necesarias para lograr el envío de Posada Carriles.

Ex agente de la CIA y militante anticastrista, Posada Carriles nació en Cuba pero es ciudadano venezolano y se escapó de una cárcel en la nación sudamericana donde estaba siendo enjuiciado por su participación en la voladura de un avión civil de la línea Cubana en 1976.

Posteriormente vivió en Centroamérica y fue encarcelado en Panamá por un intento de magnicidio contra el ex presidente Fidel Castro. Luego de una amnistía presidencial salió en libertad y entró en 2005 a Estados Unidos pero se lo acusó de haber mentido a un tribunal migratorio, una causa que concluyó con la absolución el mes pasado.

Posada Carriles fue vinculado como autor intelectual y financista de varios atentados con bombas en centros turísticos en Cuba en 1997, uno de los cuales mató al turista italiano Fabio Di Celmo e hirió a doce personas.

En 1998 admitió al diario New York Times que había planeado esos ataques, pero después se retractó. En una entrevista con la AP, un salvadoreño condenado en Cuba por colocar los explosivos lo reconoció como el autor.

Según las leyes venezolanas, el juicio por el atentado al avión --que costó la vida de 73 personas-- quedó paralizado al momento de su fuga y debe ser retomado, dijo Morales.

Morales descartó que Posada Carriles pueda ser enviado luego a Cuba pues la constitución prohíbe la extradición de venezolanos y además especifica que no puede ser traslado un sospechoso a un lugar cuya legislación contemple la pena de muerte, como el caso de la isla.