Otro ataque con claros indicios de haber sido por odio racial sufrió Manuel Romero, hispano de origen ecuatoriano quien resultó con sendos cortes en la cabeza, golpes en todo el cuerpo y con al menos una puñalada cuando fuera atacado por tres hombres en el vecindario de Pelham Bay, El Bronx.

Tres hombres, un blanco y dos afroamericanos de entre los 18 y 20 años atacaron a Manuel Romero en la mañana del domingo Día de las Madres.

Como buen devoto católico, la costumbre de Romero es, camino al trabajo, pasar por la iglesia, rezar frente a la cruz y encomendarse a todos los santos para que ese día lo protejan. El hispano cree que si ese día no hubiese cumplido ese ritual, no estuviera hoy para contarlo.

"Todas las mañanas me gusta rezar por tener un buen día y por la salud de mi familia. Caminaba por la avenida Mayflower, cuando vi aproximarse a un hombre blanco en forma amenazante; traía un objeto largo en una de sus manos, mi reacción fue tratar de evitarlo e intenté cruzar a la otra acera pero en ese momento aparecieron dos morenos. Todo fue tan rápido, me empezaron a golpear por todas partes".

Así relató Romero mientras señala el punto exacto donde fue agredido, casi en la intercepción entre las avenidas Mayflower y Santa Theresa.

Romero recuerda que trató de escapar y sus atacantes gritaban "get him...get him, kill him", pero luego cayó y se abalanzaron sobre él.

Ver video aquí

"No sé de dónde saqué fuerzas. Creo que el deseo de vivir me hizo librarme de ellos. Estaba sangrando abundantemente y casi desmayado logré llamar a mi esposa, ella y mi cuñado llamaron a la policía, después todo fue confuso hasta que desperté en el hospital Jacobi", concluye diciendo que ahora teme por su vida.

Romero de 30 años vive junto a su esposa Ana Lliguicota y la hija de ambos, de año tres meses, a sólo unos bloques del lugar del ataque y se gana la vida trabajando en un restaurante del área repartiendo comida a domicilio.

Pelham Bay es un barrio predominantemente blanco y con porcentaje menor de afroamericanos, sin embargo en los últimos años ha recibido un importante aumento de población hispana.

Policías del cuartel 45 que intervinieron el día del incidente, no se contactaron con Manuel Romero sino hasta cuando éste decidió denunciar el ataque a los medios de comunicación. Fue entonces cuando lo comenzaron a llamar y a decirle que empezarían la investigación, lo que motivó la crítica de vecinos de Pelham Bay.

"Las autoridades no tienen que actuar sólo cuando vienen los periodistas. Pudo haber sido fatal, no importa si es hispano, blanco o negro, el ataque debe ser investigado" dijo Roberto Bordao.

De su parte el activista Walter Sinche de la organización Alianza Ecuatoriana Internacional demandó una prolija investigación del ataque.

"Nueva York no puede permitir se sigan repitiendo casos de odio racial. La intolerancia contra los hispanos y contra cualquier grupo social debe ser condenada y eliminada".

Sinche que ha liderado sendas denuncias contra los derechos civiles de los inmigrantes recordó que "los crímenes de Manuel Aucaquizhpi, José Sucuzhañay y Marcelo Lucero han evidenciado que el odio racial persiste en algunos sectores de la sociedad neoyorquina y que el caso de Manuel Romero ahora no debe ser tomado como un hecho aislado".

El reporte del cuartel 45 del Pelham Bay sólo clasificó el caso como un ataque y dijeron que esperan resultados de las investigaciones para determinar su fue motivado por odio racial.

Las lesiones más graves fueron: dos cortes en la cabeza que requirieron sutura de 10 y 12 puntos, hematoma en el ojo izquierdo, laceraciones en los brazos y piernas y una puñalada en el glúteo.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino