El propietario de los Astros Drayton McLane anunció el lunes que acordó vender el club a un consorcio encabezado por Jim Crane, un empresario de Houston.

Crane había intentado adquirir la franquicia hace tres años. La venta queda sujeta a la aprobación de las Grandes Ligas.

McLane, quien adquirió el equipo en noviembre de 1992 por un monto de 117 millones de dólares, puso a la venta la franquicia en noviembre.

Según múltiples versiones de prensa, McLane pedía 680 millones de dólares por los Astros.

El gran atractivo del equipo era un nuevo acuerdo con los Rockets de Houston de la NBA para formar una red regional de televisión que transmitirá los partidos de los Rockets a partir de 2012 y los de los Astros desde 2013.

También se tiene que abordar el tema del alquiler del estadio Minute Maid Park, bajo la propiedad de una autoridad municipal.

Crane, dueño de un fondo de inversiones, había en el pasado tratado de adquirir a los Cachorros de Chicago y en 2010 se asoció con Mark Cuban, propietario de los Mavericks de Dallas de la NBA, para intentar comprar a los Rangers de Texas. Fracasó en ambos intentos.

La franquicia, en su temporada número 50, prosperó con McLane como propietario, con seis participaciones en los playoffs desde 1997.

Pero Houston ha languidecido con marca negativa en tres de las últimas cuatro campañas. El equipo acusó el retiro de Jeff Bagwell y Craig Biggio, además de transferir a Lance Berkman y Roy Oswalt.

Al iniciar la jornada del lunes, los Astros tenían el peor récord de la Liga Nacional con 15-25 y sólo son superados por los Mellizos de Minnesota para tener la peor marca en las mayores.