LeBron James tuvo problemas para dormir una noche antes del primer partido de la serie final de la Conferencia del Este por la emoción. Tal vez estaba un poco cansado el domingo.

Ahora, la estrella del Heat de Miami tendrá más noches en vela antes del segundo juego, programado para el miércoles por la noche.

James cometió dos faltas en el primer cuarto el domingo, tuvo una pésima actuación a la ofensiva al encestar tan solo cinco de 15 disparos, la defensiva del Heat se perdió en la segunda mitad y los Bulls tomaron el control con una victoria de 103-82 sobre Miami.

James, que promedia 26,1 puntos por partido en la postemporada, terminó con 15 — solamente cinco en la segunda mitad.

"Es un equipo realmente bueno a la defensiva. Obligan a uno a realizar tiros difíciles", dijo James. "Hubo un par de disparos que normalmente acierto y he encestado en otras ocasiones. Esta fue sólo una de esas noches en que individualmente no llegué con buen ritmo".

Dwyane Wade, oriundo de Chicago, anotó 18 puntos, ocho menos que su promedio de postemporada, al encestar siete de 17 tiros.

"Nos presionaron mucho. Ampliaron demasiado su defensa", dijo Wade. "Hicieron un buen trabajo al asegurarse que no nos sintiéramos cómodos en nuestras series ofensivas".

De no ser por Chris Bosh, el otro integrante del anunciado grupo de los Tres Grandes de Miami, el partido podría haberse resuelto mucho tiempo antes en el ensordecedor United Center. Bosh registró 30 puntos.

"LeBron resulta muy difícil de encarar. Uno nunca lo enfrentará en marca personal. Uno lo marca apoyado en el resto del equipo", dijo el entrenador de los Bulls, Tom Thibodeau, famoso por sus esquemas defensivos.

"No es nada egoísta. Va a dar un pase cuando reciba una doble marcación. Así es como juega. No es nada egoísta. Y a veces tiene la oportunidad de realizar disparos sin marcación que regularmente encesta".

Los titulares de Miami observaron desde la banca los últimos dos minutos de la derrota, que no se asemeja en nada al inicio de la serie que imaginaron. El Heat, que registró foja de 0-3 en contra de los Bulls durante la temporada regular, terminó con 16 balones perdidos, y James y Wade cometieron cuatro cada uno.