Carlos Santana usó el domingo el partido anual de beisbol por los derechos civiles como plataforma para criticar a los estados de Georgia y Arizona por sus nuevas leyes migratorias.

El músico mexicano recibió el premio Beacon of Change (Guía del cambio) que otorga Grandes Ligas antes del partido entre Bravos y Filis en Atlanta, la principal ciudad de Georgia.

El ganador del Grammy dijo que estaba representando a los inmigrantes y agregó que "las personas de Arizona, Atlanta y Georgia, deberían estar avergonzadas de sí mismas".

El gobernador de Georgia, Nathan Deal, firmó el viernes una iniciativa contra la inmigración ilegal en el estado. La iniciativa obliga a muchos empleadores a revisar el estatus migratorio de las nuevas contrataciones y permite a las autoridades verificar los documentos migratorios de algunos sospechosos.

La nueva ley de Georgia comparte algunas similitudes con la promulgada el año pasado en Arizona.

Con todo

"Esta ley no es correcta. De hecho, es cruel", dijo Santana en una improvisada conferencia de prensa despues de la ceremonia.

"Esto es sobre el temor. Dejense de cuentos", agregó. "La gente teme que le vayamos a robar su empleo. No lo haremos. Ustedes no van a cambiar sábanas y limpiar retretes".

"Esto es Estados Unidos. Es la tierra de la libertad", siguió el músico. "Si la gente quiere que se sigan aprobando leyes migratorias, entonces todos deberían irse y dejar aquí a los indios americanos."

El reverendo Jesse Jackson fue el encargado de entregar un premio similar a Ernie Banks, de los Cachorros de Chicago e integrante del salón de la fama del beisbol.