La Casa Blanca expresó hoy su confianza en el Fondo Monetario Internacional (FMI) pese a la detención del director gerente, Dominique Strauss-Kahn, como sospechoso de intento de violación.

A bordo del avión presidencial Air Force One, donde acompaña al presidente Barack Obama a un viaje a Memphis (Tennessee), el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, declinó pronunciarse sobre la detención de Strauss-Kahn, a la que consideró "un asunto legal".

Carney expresó la confianza del Gobierno en que el FMI continuará desarrollando su misión de manera efectiva.

"Mantenemos nuestra confianza en la institución del FMI y su capacidad de continuar desarrollando su misión de manera efectiva", declaró el portavoz.

Strauss-Kahn quedó detenido el sábado en Nueva York, acusado de intento de violación, acto sexual ilícito y retención ilegal contra una camarera del hotel donde se alojaba.

El director gerente del FMI, considerado hasta ahora uno de los principales rivales por la presidencia francesa en las elecciones del año próximo, comparece hoy ante un tribunal de Nueva York en una audiencia preliminar en la que ha negado los cargos que se le atribuyen.