Líderes de la comunidad financiera europea sugirieron el martes que el director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, considere renunciar después de haber sido acusado de intentar violar a una camarera en un hotel de Nueva York donde se alojaba.

Strauss-Kahn pasó la noche en la prisión de la Isla Rikers, un complejo penal con un nivel de comodidades diametralmente opuesto a la suite de 3.000 dólares la noche donde, según las autoridades, ocurrió el hecho. Una jueza de Nueva York se rehusó a dejarlo libre bajo fianza.

El acusado fue detenido por un cargo que habitualmente goza de la libertad condicional, pero el lunes le negaron fianza después que la fiscalía advirtió que el acaudalado banquero podría huir a Francia y quedar fuera del alcance de la ley estadounidense al igual que el cineasta Roman Polanski.

El arresto de Strauss-Kahn durante el fin de semana conmovió al mundo financiero en momentos en que el FMI lidia con la crisis de la deuda europea. Strauss-Kahn, miembro del Partido Socialista francés, era considerado el candidato más firme para desafiar el año próximo al presidente Nicolas Sarkozy.

La ministra de finanzas austríaca, Maria Fekter, sugirió que el director del FMI considere renunciar para evitar dañar la institución, que suministra préstamos de emergencia a países en dificultades y trata de mantener la estabilidad financiera mundial.

"Considerando la situación de que se negó fianza tiene que darse cuenta de que está perjudicando a la institución", dijo la ministra al llegar a una reunión de ministros de finanzas en Bruselas.

Elena Salgado, ministra de finanzas española, dijo que Strauss-Kahn debe considerar por sí mismo si quiere renunciar, considerando la naturaleza "extremadamente grave" de la acusación.

"Si debiera mostrar mi solidaridad y apoyo a alguien, sería a favor de la mujer que fue abusada, si es que ese fuera el caso", dijo.

En Francia, los defensores de Strauss-Kahn, ex ministro de finanzas, dijeron sospechar que había sido víctima de una campaña de calumnias.

Otros funcionarios europeos fueron más compasivos con el director del Fondo Monetario Internacional. "Estoy muy triste y alterado. Y él es un gran amigo mío", dijo el lunes el primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker.

"No me gustaron las imágenes que he visto en televisión", agregó Juncker, refiriéndose a las escenas que muestran a Strauss-Kahn en esposas siendo escoltado por la policía afuera de una estación de policía en Nueva York.

___

Los periodistas de The Associated Press Jamey Keaten y Elaine Ganley en París, Christopher S. Rugaber en Washington DC, y Tom Hays en Nueva York contribuyeron a este despacho.