El Ejército de Israel ha cerrado el acceso a internet y a las cuentas de correo electrónico en la práctica totalidad de sus ordenadores, con el fin de disminuir el gasto y evitar la filtración de documentación clasificada.

Con la implantación de un proyecto denominado "Pueblo Global", las autoridades militares israelíes han reducido drásticamente la conexión a la red desde sus equipos, en un intento de minimizar los riesgos y ante el uso cada vez más generalizado entre sus soldados de las nuevas redes sociales, informó hoy el diario "Haaretz".

La medida se produce después de la publicación en herramientas como "Facebook" de fotografías de palestinos detenidos o de información sobre cuestiones operativas.

A partir de ahora, las plataformas de correo electrónico como Gmail o Hotmail serán inaccesibles desde las oficinas militares y, desde muchos equipos únicamente se podrá entrar en las páginas gubernamentales israelíes, con el dominio ".gov.il".

Las nuevas medidas de seguridad informática han sido mal recibidas por las tropas, sobre todo por los soldados que sirven sobre el terreno, muchos de los cuales han optado por comprarse portátiles y contratar conexiones móviles a la red, asegura el rotativo.

Los responsables militares de seguridad informática, sin embargo, aseguran no haber recibido quejas y afirman que, por el contrario, que "la respuesta ha sido muy positiva".

El proyecto "Pueblo Global" está diseñado para proveer acceso seguro a internet en el Ejército, de acuerdo con las amenazas del 2011", asegura un teniente general responsable del mismo.

Según este militar, las tropas cuentan con ordenadores comunes con "un acceso a internet prácticamente no restringido", desde los que pueden conectarse a Facebook, Gmail y Twitter.

El personal que utiliza ordenadores para trabajar, sin embargo, tiene un acceso a la red restringido, puesto que "no necesitan usar Facebook, con la excepción de la oficina del portavoz militar, donde se utiliza como una herramienta de publicidad".

"Las Fuerzas de Defensa de Israel deben proteger sus ordenadores en vista de las crecientes amenazas", afirma el teniente general, quien se pregunta si es más importante que un soldado pueda acceder a internet para pagar su cuenta de teléfono que prevenir un riesgo de seguridad.

Otro de los motivos que ha llevado a la restricciones cibernéticas es económico: internet es muy caro y el Ejército está dispuesto a pagarlo sólo a aquellos que realmente lo necesiten para trabajar.