El cambio climático y el desarrollo económico amenazan la biodiversidad de Suramérica, una de las más ricas del mundo, alertaron expertos en una conferencia sobre el tema que se inauguró hoy en Quito.

Peter Hamilton Raven, director del Jardín Botánico de Missouri, argumentó a Efe que "el mayor problema" ambiental en Ecuador, Colombia, Venezuela o Bolivia es "el cambio climático global", pues disminuye el tamaño de los glaciares, lo que reduce el suministro de agua para la población, especialmente la urbana.

Raven, quien recibió en 1985 el premio Internacional de Biología de Japón, explicó que el calentamiento global también está afectando a los bosques y no se sabe si "sobrevivirán" los ecosistemas forestales que estén "entre los 5.000 y 2.000 metros de altura por encima del nivel del mar".

La otra gran amenaza, en su opinión, es el desarrollo económico, pues por ejemplo la construcción de carreteras tanto en los Andes como por los bosques tropicales disminuyen la biodiversidad e incrementan la contaminación.

Raven es uno de los expositores de la "Primera cumbre internacional de la biodiversidad Ecuador 2011", que tiene lugar hoy y mañana en Quito, y en la que participan cerca de 20 expertos de Ecuador y el extranjero.

Manuel Baldeón, director de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de Ecuador, entidad que organiza este encuentro, manifestó que uno de los grandes retos del país es que el desarrollo se base en el conocimiento de la biodiversidad.

Ecuador sufre de una falta de expertos en la materia, por lo que encuentros como éste quieren potenciar el conocimiento científico en el país, dijo.

Tanto Raven como Edward Wilson, ganador de un premio Pulitzer en 1991 por un libro sobre las hormigas, destacaron la riqueza de la biodiversidad de Ecuador.

"A pesar de su pequeño tamaño es uno de los cincos países más ricos del mundo en cuanto a biodiversidad", explicó Wilson, quien detalló que en tan sólo 270.000 kilómetros cuadrados se encuentran ecosistemas tan diferentes como las islas volcánicas Galápagos, la sierra andina, bosques húmedos y la Amazonía.

Ambos científicos alabaron las políticas de Ecuador para preservar su biodiversidad, así como que en la Constitución de 2008 se reconozcan los derechos de la naturaleza.

Wilson recordó que esta Carta Magna habla de un desarrollo sostenible y con el mínimo impacto ambiental posible, y dijo que las políticas que se hacen tanto en Ecuador como en Costa Rica deberían de servir de ejemplo a los demás países latinoamericanos para preservar su biodiversidad.

Baldeón resaltó que Ecuador tiene una "doble responsabilidad", por un lado utilizar el medioambiente "como una estrategia de desarrollo para el país", pero al mismo tiempo cuidarlo, para lo que se requiere el apoyo internacional.

"El cuidado de la naturaleza y la biodiversidad es un deber de la especie humana y no sólo de los ecuatorianos, por lo que todos los seres humanos deben de ser responsables de cuidarla", resaltó Baldeón.

Raven señaló que para preservar el medio ambiente todos los estados deberían tomar medidas de control de la población y del consumo, para que éste sea más equitativo.

También dijo que las naciones más contaminantes deben tomar conciencia del volumen de polución que liberan a la atmósfera y pidió "una mayor cooperación internacional", porque los países por sí solos no pueden hacer frente a las adversidades del cambio climático.