Estados Unidos y Pakistán acordaron el lunes trabajar juntos en futuras acciones militares contra "objetivos de alto valor" en suelo paquistaní, mientras el senador norteamericano John Kerry, de visita en Pakistán, defendió la decisión de Washington de no decirle nada a Islamabad antes del ataque que mató a Osama bin Laden.

El compromiso, anunciado en un comunicado conjunto, podría ayudar a apaciguar tanto a los gobernantes paquistaníes como a sus ciudadanos, enfurecidos por el hecho de que uno de los aliados más importantes del país realizara una operación unilateral en su suelo. Los detalles del nuevo acuerdo de cooperación, sin embargo, no quedaron claros de inmediato.

Kerry dijo que la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton anunciará pronto planes de una visita a Pakistán, una señal de confianza en la relación binacional. El senador anunció que él y los gobernantes de Pakistán han acordado una "serie de pasos" para mejorar las relaciones.

Sin embargo, Kerry no especificó cuáles son esas medidas. El senador sostuvo el lunes conversaciones privadas con el primer ministro de Pakistán, Yusaf Raza Gilani, en Islamabad.

Kerry es el emisario estadounidense más renombrado que ha visitado Pakistán desde el asalto estadounidense del 2 de mayo que mató al líder de al-Qaida y otras cuatro personas en una casa en Abotabad, una ciudad de fuerte presencia del ejército paquistaní en el noroeste del país asiático.

Sus declaraciones durante la visita mezclaron un tono desafiante con promesas de trabajar para reconstruir la relación entre ambos países.

"Mi objetivo al venir aquí no fue pedir disculpas por lo que considero que es un triunfo contra el terrorismo de consecuencias sin precedentes", dijo Kerry. "Mi objetivo al venir aquí ha sido hablar sobre cómo manejar esta relación tan importante", agregó.

Kerry, quien preside de Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, dijo que entiende por qué los paquistaníes se molestaron con la incursión de un comando especial estadounidense, pero hizo hincapié en "las circunstancias extraordinarias que hubo detrás de la misión contra bin Laden".

Agregó que bin Laden y otros combatientes extranjeros que le siguieron hasta Pakistán desde Afganistán fueron "quienes realmente violaron la soberanía de Pakistán".