Decenas de médicos recorrieron el lunes los callejones de los barrios marginales de Santo Domingo en busca de casos sospechosos de cólera, luego de que las autoridades sanitarias detectaron un brote de la enfermedad.

El ministerio de Salud declaró el lunes una "alerta máxima" para La Ciénaga y otros 16 barrios marginales debido al incremento de casos de cólera, que ya han cobrado dos vidas.

Al menos 16 personas con síntomas de la enfermedad estaban hospitalizadas el lunes, todas provenientes de La Ciénaga y barrios vecinos ubicados en el ribera del río Ozama, que separa a la capital de la provincia Santo Domingo y recibe parte de las aguas residuales de la ciudad.

José Rodríguez, viceministro de salud, aseguró a la AP que "la condición de todos los pacientes que están ingresados es estable", aunque tres presentaban altos niveles de deshidratación.

En La Ciénaga, las cañadas con aguas residuales pasan entre las improvisadas viviendas hacinadas de madera y zinc que en su gran mayoría carecen de servicios básicos, como agua potable y sanitarios.

El ministerio de Salud había prohibido desde principios de año la pesca y actividades acuáticas en el río Ozama debido a la contaminación y como forma de prevenir el cólera.

Al declarar la alerta para los 17 barrios, el ministerio de Salud envió a decenas de salubristas y epidemiólogos a la zona en busca de casos sospechosos y para distribuir material de aseo y cloro.

Los especialistas visitan cada vivienda de los empobrecidos barrios para indagar si alguno de los habitantes ha presentado diarrea y vómito a fin de enviarlos a una clínica móvil que el ministerio de Salud destinó para dar atención inmediata.

El cólera, que nunca antes de octubre se había registrado en Dominicana ni en el vecino Haití, provoca intensas diarreas y vómitos y se transmite a través del consumo de agua o alimentos contaminados con materia fecal portadora de la bacteria Vibrio cholera.

Otras 18 personas de los mismos barrios habían sido atendidas con síntomas de cólera durante las últimas dos semanas, de acuerdo con Rodríguez.

El ministro de Salud, Bautista Rojas, confirmó la muerte por cólera de una mujer de La Ciénaga por cólera la semana pasada y de otra persona a principios de abril. El lunes esperaban los resultados de laboratorio para determinar la causa del deceso de un tercer paciente.

Rodríguez explicó que la población de La Ciénagas y demás barrios de la ribera del río están expuesta a altos niveles de contaminación debido al flujo a cielo abierto de agua contaminada.

Desde que comenzó a propagarse la epidemia en el vecino Haití en octubre ya se habían reportado pacientes con cólera en la capital, pero el caso de la Ciénaga representa el primer brote activo detectado en Santo Domingo, dijo el ministerio de Salud.

Rojas, titular de la institución, recordó que ya otros brotes activos de cólera se detectaron en los meses pasados en pueblo cercanos a la frontera con Haití, pero las autoriades sanitarias detuvieron su propagación.

La epidemia que ha provocado 4.800 muertes y contagiado a 300.000 en Haití; en República Dominicana sólo se han registrado 14 decesos y unos 750 casos, según las cifras oficiales.