El Instituto de Protección del Consumidor de República Dominicana informó el lunes que retendrá un cargamento de cemento procedente de Jamaica hasta que se compruebe la calidad del producto.

Altagracia Paulino, directora de la entidad, explicó que el cemento "Carib Cement" de la empresa Caribbean Cement Company Limited (CCCL) no puede ser comercializado en República Dominicana.

La funcionaria detalló que para obtener el permiso de comercialización, el ministerio de Obras Pública debe realizar pruebas de laboratorio para determinar la calidad y resistencia del producto y luego emitir una certificación.

El cargamento de 2.499 toneladas de cemento con un valor de 250.000 dólares fue importando por la compañía local Docemca a finales de abril, pero permanece retenido por las autoridades en un puerto de desembarco.

El gerente general de Docemca, Julio Vidal, había asegurado la semana pasada que contaba con una certificación emitida por la Dirección General de Normas y Sistemas de Calidad (Digenor) que le permitía la importación del cemento y comenzar a distribuirlo en el país.

La compañía jamaiquina CCCL dijo en un comunicado difundido el 9 de mayo en Kingston que el cemento "cumplió con todos los requisitos para entrar al mercado dominicano" y que Digenor realizó pruebas a su producto y "las encontró satisfactorias".

CCCL consideró que la retención del Carib Cement era la respuesta "de los productores de cemento dominicanos en un esfuerzo por frustrar y prevenir el ingreso exitoso del cemento jamaiquino".

El propio ministro de Industria, Inversión y Comercio de Jamaica, Karl Samuda, cuestionó el viernes en una conferencia de prensa en Kingston la decisión del gobierno dominicano, al recordar ambos países son miembros del Cariforum y mantienen un Acuerdo de Asociación Económica con la Unión Europea.

Según el servicio de información del gobierno de Jamaica, Samuda aseguró que el atraso en el desembarco del cemento había generado pérdidas por 50.000 dólares a la compañía CCCL.