Con el propósito de ayudar en el esclarecimiento de un crimen, el congresista Oscar Fernando Bravo dijo el lunes que está impulsando un proyecto de ley en el Congreso para que se permita el uso del polígrafo o detector de mentiras en procesos judiciales.

El proyecto de ley ya fue aprobado en un primer debate, pero aún requiere tres votaciones, explicó Bravo en diálogo telefónico.

En "los procesos penales en Colombia viene influyendo mucho los testimonios o los dichos de las partes para tomar decisiones judiciales de condenar o de absolver a una persona", indicó Bravo, miembro del oficialista Partido Conservador.

El uso del polígrafo "puede coadyuvar (a los jueces) a descubrir la verdad", y se busca su implantación "en aras de que haya más justicia".

Adujo que existe la preocupación de que delincuentes "enloden" a personas inocentes buscando conseguir beneficios judiciales como los que reducen años prisión si se colabora con las autoridades dando información o aportando datos de otros presuntos criminales.

De acuerdo con Bravo, en el proyecto está estipulado que el uso del polígrafo es voluntario y no obligatorio para todas las partes: tanto acusadores como defensores. La iniciativa forma parte de una reforma al actual código de procedimientos penales.

También contempla que quien realice esas eventuales pruebas será un perito científico designado por un juez y no será la única prueba para tomar la decisión, sino que sería un elemento "complementario" y adicional para el dictamen del juez, explicó el congresista, que espera que la iniciativa quede aprobada en los próximos meses.

Por su parte Camilo Abril, representante a la Cámara por el también oficialista Partido Social de Unidad Nacional (Partido de la U), dijo en la jornada que se opone al proyecto por no ser el polígrafo un instrumento que arroje datos completamente exactos.

"La prueba de poligrafía puede, en algunos casos, confundir al juez...y por internet, incluso, hablan de algunas formas en las que la persona que está en esa prueba puede manipularla", aseveró Abril telefónicamente.

Según Bravo la poligrafía es utilizada como método judicial en 72 países, entre ellos Panamá, y Puerto Rico y en al menos cinco estados de Estados Unidos.