La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, viajará a Pakistán, en una fecha aún no fijada, para mantener conversaciones "estratégicas profundas" sobre la "cooperación" estadounidense, informó hoy el Departamento de Estado.

Clinton "planea visitar Pakistán para celebrar conversaciones estratégicas en profundidad sobre nuestra cooperación y para presentar las opiniones del Gobierno estadounidense sobre el camino a seguir con Pakistán", dijo en su rueda de prensa diaria el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. Mark Toner.

Toner no precisó una fecha para el viaje, que se anuncia en medio de tensiones entre EE.UU. y Pakistán, a raíz de la operación de comandos estadounidenses en la localidad de montaña de Abbottabad, en territorio paquistaní, en la que el pasado 1 de mayo murió el líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden.

"Irá cuando pueda mantener esas conversaciones en el contexto apropiado y con la preparación adecuada. Estamos en contacto ahora mismo con los paquistaníes para establecer esos preparativos", explicó Toner.

En las últimas 24 horas, Clinton ha hablado con varios altos dirigentes paquistaníes, entre ellos el presidente Asif Ali Zardari, el primer ministro Yusuf Reza Gilani, y el jefe del Estado Mayor del Ejército de Pakistán, general Ashfaq Parvez Kayani.

El representante especial del Gobierno de EE.UU. para Afganistán y Pakistán, Marc Grossman, tiene también previsto desplazarse a Islamabad esta misma semana para preparar la visita de la secretaria de Estado, agregó Toner.

"Como ya hemos dicho, el lugar donde se encontró a Osama Bin Laden ha planteado una serie de interrogantes y preocupaciones. Estamos intentando avanzar para que esos interrogantes tengan respuesta y para avanzar en la relación, porque creemos que va en beneficio de los dos países", explicó.

En concreto, Washington considera que Pakistán no hizo todo lo posible por apresar al líder de Al Qaeda y que Bin Laden contaba con algún tipo de apoyo en territorio paquistaní.

El anuncio de la visita se produce mientras se encuentra en Islamabad el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU., John Kerry, para expresar las opiniones del Gobierno estadounidense a las autoridades paquistaníes.

En un comunicado conjunto de la embajada de EE.UU. en Islamabad y la Presidencia paquistaní, ambos países se comprometieron hoy a volver a encarrilar su relación para combatir el terrorismo.

"Hay que reiniciar nuestras relaciones y aprovechar la oportunidad para encauzarlas" afirmó Kerry durante su estancia, se precisa en el comunicado.

El senador demócrata, al que la prensa local ha denominado el "solucionador de problemas" del presidente estadounidense, Barack Obama, mezcló en sus declaraciones públicas en Islamabad su habitual tono conciliador con un mensaje de firmeza respecto a la postura que Washington espera de Pakistán en la lucha contra el terrorismo.

Pakistán es desde hace décadas uno de los principales aliados de Estados Unidos en el sur de Asia, donde es el mayor beneficiario de la ayuda norteamericana, un apoyo financiero que no ha cesado de crecer en los últimos años por la necesidad de la cooperación logística paquistaní a las operaciones militares de las tropas estadounidenses en el vecino Afganistán.