El arresto del director del FMI Dominique Strausss-Kahn por agresión sexual en Nueva York ha añadido otra nota de incertidumbre a la crisis de la deuda en Europa, pues elimina a un importante experto financiero de las negociaciones para salvar a la eurozona.

Strauss-Kahn, que era el ministro de Finanzas de Francia cuando el euro fue creado en 1999, es una autoridad en asuntos económicos europeos y maniobra cómodamente en la compleja red de políticas en la región.

Su experiencia es considerada crucial en momentos en la que el bloque europeo lidia con la mayor crisis desde su creación. Su ausencia ahora aumentará temores sobre la capacidad del FMI a largo plazo para ayudar a Europa.

"Es como perder a un capitán experto cuando uno navega por aguas particularmente difíciles, desconocidas", dijo Jan Randolph, analista de riesgo en deuda soberana para IHS Global Insight.

La opinión predominante en los mercados era que el arresto de Strauss-Kahn no afectaría la reunión de ministros europeos de finanzas de esta semana, y al parecer así fue. Los países de la eurozona firmaron un paquete de rescate de 78.000 millones de euros (111.000 millones de dólares) para Portugal. Aún discutirán si dan a Grecia ayuda adicional.

Los mercados han mantenido la calma, con el euro de hecho subiendo 1%, a 1,42116 dólares en las transacciones en Londres, luego de una breve baja al inicio de la sesión.

Se esperaba que Strauss-Kahn renunciaría a su puesto a finales del año para lanzar su candidatura a la presidencia francesa en los comicios del año próximo.

Pero analistas dicen que su arresto en Nueva York por cargos de agredir sexualmente a una mucama de su hotel acelerarán cambios en la cúpula del Fondo y afectarán su posición en las finanzas internacionales.

El trabajo de Strauss-Kahn al frente del FMI ha sido ampliamente elogiado. En los últimos años ha conseguido aumentar la influencia de la institución en un tiempo de torbellino financiero mundial y su estatura económica le ha dado una posición clave en la mesa de negociaciones, especialmente a la hora de discutir la situación de la deuda en Europa.

"Aparte de lo que uno pueda pensar de él, Dominic Strauss-Kahn tiene la capacidad admirable de vadear los dogmas políticos y diplomáticos cuando es necesario", dijo Howard Wheeldon, estratega para BGC Partners.