El puertorriqueño Jorge Posada se disculpó el domingo con el manager de los Yanquis Joe Girardi en una conversación cara a cara, diciendo que simplemente tuvo un mal día que terminó en un desprolijo altercado público con la gerencia.

"Salió toda la frustración", señaló Posada. "Fue simplemente uno de esos días que uno quisiera que no hubieran ocurrido".

Posada no estaba el domingo en la alineación de Nueva York contra el pitcher zurdo de Boston Jon Lester, una noche después que el astro, en pleno bache ofensivo, pidió ser retirado de la alineación cuando Girardi lo había bajado al noveno puesto del orden al bate.

El pedido inició una saga extraña que llevó a los Yanquis a ponerse en contacto con la oficina del comisionado para hablar sobre un posible recurso contra el jugador.

Pero para el domingo, el cinco veces estelar estaba alegre y reía en el vestuario, pareciendo en general relajado a pesar de tener un promedio de bateo de .165.

"Tuvimos una conversación agradable. Hablamos sobre ser emotivo y sobre estar pasando por problemas y sobre lo que define lo que uno es. Se disculpó y dijo, 'tuve un mal día', y le dije, 'yo también he tenido días malos. Sé que es difícil estar batallando, pero vas a superar esto''', comentó Girardi.

"No tenía el típico rostro de Jorge Posada. Sí, estaba un poco emocional. Yo estuve emotivo porque es uno de mis muchachos. Lamento por lo que está pasando", agregó el manager.

Durante la práctica de bateo, Posada abrazó a Alex Rodríguez y conversó con otros compañeros de equipo. El capitán de los Yanquis Derek Jeter, uno de los mejores amigos de Posada, dijo que el asunto fue resuelto y que no vio nada malo en lo que hizo Posada el sábado.

"No es la primera vez que alguien sale de la alineación", señaló Jeter. "Si uno necesita un día, uno lo necesita... Si yo pensara que hizo algo malo, sería el primero en decírselo", añadió.

Girardi dijo que hasta donde sabía, el equipo no había sancionado al pelotero de 39 años. El gerente general Brian Cashman indicó que necesitaba hablar con el propietario del club Hal Steinbrenner antes de que se tomara una decisión final.