Penélope Cruz ha vuelto a deslumbrar en la alfombra roja de Cannes gracias a la presentación de su nueva película, "Piratas del Caribe. En mareas peligrosas", pero cambiando el rol desaliñado de bucanera que luce en pantalla por un sofisticado vestido de corte de sirena diseñado por Marchesa.

La actriz, ganadora del premio de interpretación en este mismo certamen en 2006 por "Volver", lució un peinado muy francés, con flequillo y coleta alta, como culminación del modelo color carne con pedrería con tul y cola lilas con el que se deslizó hacia la entrada de la Gran Sala Lumière del Palacio de Festivales de la ciudad francesa.

Cruz, que ya había usado el mismo corte en los premios Goya de 2006 -con un modelo de Carolina Herrera-, eclipsó así al mismísimo Jack Sparrow, interpretado por su amigo Johnny Depp, que volvió a desplegar su habitual look bohemio-chic con americana blanca sobre chaleco negro, gafas tintadas estilo quevedo y perilla.

Por la alfombra roja también desfilaron una "vamp" Paz Vega -con un mono pastel rematado con tacón alto y manos en los bolsillos-, Uma Thurman, como miembro del jurado, y Jane Fonda, habitual de esta edición que esta vez destacó más que por su vestido, por un tremendo medallón que resaltaba sus ojos claros.