La Policía, el Ejército y otras fuerzas de seguridad de Israel, elevaron hoy su nivel de alerta por la celebración por parte de los palestinos de la Nakba (Catástrofe), que conmemora la expulsión y desposesión palestina con la creación en 1948 del Estado de Israel.

Se esperan marchas, conferencias y distintos acontecimientos tanto en Israel y los territorios palestinos (donde las fuerzas de seguridad también están en alerta), como en países vecinos como el Líbano, Egipto y Jordania.

El Ejército israelí ha ordenado el cierre de los pasos fronterizos con Cisjordania desde la medianoche de ayer hasta la de hoy.

Los palestinos que tienen permisos para trabajar o estudiar en Israel no podrán cruzar hoy los puestos de control militares, en los que únicamente se permitirá el paso a personas que necesiten atención médica urgente, trabajadores humanitarios y periodistas.

En Cisjordania habrá manifestaciones multitudinarias, entre otras, en las ciudades de Ramala, Hebrón, Nablus y Belén, informó el servicio de noticias "Ynet".

A mediodía, sonará una sirena durante 63 segundos para recordar los años que han transcurrido desde la creación del Estado judío.

También habrá marchas en la franja de Gaza, las principales en la localidad de Beit Hanun, el norte del territorio, y Rafah, en la frontera con Egipto.

Esta ocasión es la primera en que se celebra la Nakba tras la aprobación en Israel de la conocida como "ley de la Nakba", que prohíbe conmemorar esta ocasión a instituciones públicas del país, como ayuntamientos de ciudades y pueblos árabes y escuelas, bajo amenaza de perder la financiación pública.

Por este motivo se espera que tengan lugar menos actos y manifestaciones que otros años en la Galilea y otros lugares de Israel con mayoría de población árabe.