El nuevo presidente de Haití quiere a un líder empresarial como su primer ministro, informó el domingo un funcionario del gobierno.

El anuncio oficial de que el presidente Michel Martelly desea que Daniel Gerard Rouzier tenga el segundo cargo del país fue hecho un día después de que Martelly, un carismático astro de la música pop conocido como "Sweet Micky", juró como el nuevo mandatario de Haití en ceremonias seguidas en un improvisado Parlamento y en el jardín del Palacio Nacional que se derrumbó en el catastrófico terremoto del año pasado.

El Parlamento debe ratificar a Rouzier en el puesto.

También el domingo, un consejero del actual primer ministro, Jean-Max Bellerive, dijo que Bellerive había presentado su renuncia para abrirle espacio a su sucesor.

Bellerive, quien también copreside la comisión de reconstrucción de Haití con el ex mandatario estadounidense Bill Clinton, permanecerá en el cargo hasta que el nuevo jefe de gobierno sea ratificado, dijo a The Associated Press su asesora especial, Alice Blanchet.

El nuevo primer ministro también será copresidente de la Comisión Interina para la Recuperación de Haití, cuyo mandato expira en octubre. El organismo ha sido criticado por no hacer lo suficiente para albergar y ayudar a los damnificados del terremoto de enero del 2010 que causó 300.000 muertes y dos millones de desplazados.

El jefe de gabinete de Martelly, Thierry Mayard-Paul, dijo el domingo que el nuevo presidente escogió a Rouzier como primer ministro debido a sus antecedentes como un reconocido emprendedor.

Rouzier, asesor de Martelly, es el gerente general de Sun Auto, una firma concesionaria de vehículos, y presidente de E-Power, una empresa de energía eléctrica. También está vinculado a Alimentos para los Pobres, una organización benéfica con sede en la ciudad estadounidense de Coconut Creek en el estado de Florida.