El español Alberto Contador se exhibió en la cima del volcán Etna al adjudicarse el domingo la novena etapa del Giro de Italia y adueñarse de la camiseta rosada como líder de la clasificación general.

Contador, tricampeón del Tour de Francia, cronometró 4 horas, 54 minutos y ocho segundos en el tramo de 169 kilómetros (104,7 millas) que arrancó en Messina. Superó por tres segundos al venezolano José Rujano.

El italiano Stefano Garzelli encabezó al resto del pelotón, que cruzó la meta con un atraso de 50 segundos.

Contador lidera la clasificación general con una brecha de 59 segundos sobre el bielorruso Kanstantsin Sivtsov.

Contador emprendió su ataque cuando faltaban casi siete kilómetros para llegar al volcán. Rujano fue el único que pudo mantenerse a su lado y aguantó hasta que el español dio el remate decisivo a 1,5 kilómetros de la meta.

"El plan funcionó hoy", dijo el español. "Teníamos dudas por momentos porque la carrera iba tan lenta, pero pensamos que teníamos que intentarlo. (Vincenzo) Nibali me siguió por un rato, pero logré mantenerme primero para ganar".

"En lo que a mí respecta, no espero ganar cada etapa, siempre que esté cerca del ganador", agregó. "Me sentí bien y mis piernas estaban bien, así que tenía que intentar algo".

Fue la primera victoria de etapa para Contador en este Giro, el cual ganó en 2008.

Durante la semana, hubo temores de que la etapa no se corriera luego que un cráter se abrió en la ladera este del monte Etna, el volcán más activo de Europa, y cenizas cayeron sobre Catania y la zona circundante.

Los organizadores se esforzaron para retirar ceniza y rocas de la carretera. Cuando la etapa comenzó, grandes cantidades de simpatizantes se reunieron a la vera del camino.

Nibali, que terminó cuarto, era candidato a un buen final en una etapa que comenzaba en su ciudad natal.

Los competidores descansarán el lunes antes de la etapa del martes entre Termoli y Teramo, de 159 kilómetros (98,5 millas). El Giro concluye tras 21 etapas el 29 de mayo en Milán.