El Galaxy Macau, un multimillonario complejo turístico y casino, fue inaugurado el domingo mientras Macao busca atraer una mayor variedad de visitantes que los despilfarradores chinos continentales que han contribuido para que la ciudad sea el mercado de apuestas más lucrativo del mundo.

El casino de 1.900 millones de dólares de la empresa Galaxy Entertainment Group es el único que abrirá sus puertas en la ciudad del sur de China este año. Cuenta con 450 mesas de apuestas y 1.500 máquinas tragamonedas.

Tres hoteles, entre ellos uno de la cadena singapurense Banyan Tree y otro de la cadena Okura, de Japón, cuentan con 2.200 habitaciones. Una de las mayores atracciones del complejo es una piscina de olas de 4.000 metros cuadrados (40.000 pies cuadrados) que genera olas de hasta 1,5 metros (cinco pies) de altura en una playa artificial creada con 350 toneladas de arena blanca.

Jardines tropicales y japoneses, un pabellón para té japonés, un bar de whisky escocés, 50 restaurantes, un club privado y una calle para realizar compras son otros atractivos. Un cine para filmes en tercera dimensión y que contará con nueve pantallas abrirá a finales del año.

La inauguración del 34to casino de Macao sucede en un momento en que la ciudad busca diversificar su economía más allá de las apuestas después de varios años de un impresionante crecimiento que ayudó a superar a Las Vegas como el máximo mercado de casinos del mundo. Ahora se pretende atraer a los visitantes por medio de atracciones culturales y de entretenimiento sin descuidar las apuestas.

La economía de Macao ha prosperado desde que un monopolio de casinos se vino abajo en 2002 luego de cuatro décadas, lo que despejó el camino para las empresas estadounidenses y australianas que se incorporaron al mercado por medio de socios locales. En lo que va del 2011, los ingresos mensuales de los casinos han aumentado al menos un 33% después de registrar un aumento superior al 50% el año pasado para llegar a los 23.500 millones de dólares.

En contraste, Las Vegas amasó 5.800 millones de dólares en ingresos durante el 2010.