El abogado del director gerente del Fondo Monetario Internacional dijo el domingo que su cliente niega haber intentado violar a una mucama de hotel en Nueva York.

La mucama de 32 años dijo a las autoridades que Dominique Strauss-Kahn, de 62 años, la atacó en su suite del lujoso hotel Sofitel, no lejos de Times Square, en pleno centro de Manhattan. Posteriormente fue bajado de un avión a punto de partir hacia París y detenido.

Su abogado, Benjamin Brafman, dijo a The Associated Press que Strauss-Kahn se declarará inocente. El jefe del FMI "rechaza todos los cargos en su contra" y se declarará inocente, indicó.

Brafman y otro abogado entraron y salieron la tarde del domingo de una estación de policía en el barrio de Harlem para visitar a Strauss-Kahn. Ambos declinaron hacer declaraciones a los periodistas antes de la presentación formal de cargos, prevista para las próximas horas.

La policía informó el domingo que la mucama identificó a Strauss-Kahn en una línea de sospechosos. A menos que los cargos sean retirados pronto, podrían destruir sus posibilidades en una campaña presidencial que apenas estaba empezando a calentar motores.

El arresto podría alterar totalmente el panorama electoral, ya que resultaría difícil a los socialistas encontrar otro candidato para enfrentar a Sarkozy.

"Será una cruz difícil de cargar", dijo Dominique Paille, rival de Strauss-Kahn en la centroderecha, a la televisora BFM.

"Es alucinante. De ser cierto, sería un momento histórico, en sentido negativo, para la vida política francesa", dijo Paille. "Espero que todos respeten la presunción de inocencia. No termino de creerlo".

La camarera de 32 años dijo a las autoridades que entró a la suite de Strauss-Kahn en el lujoso hotel Sofitel alrededor de las 13:00 horas (1600 GMT) del sábado y que él la atacó, según el vocero del Departamento de Policía de Nueva York, Paul J. Browne. Le habían dicho que aseara la suite, de 3.000 dólares la noche, y que no había nadie.

Según la declaración de la mujer a la policía, Strauss Kahn salió desnudo del baño, la persiguió por un pasillo, la arrastró a un dormitorio donde intentó atacarla sexualmente. Ella dijo que logró soltarse, pero él la arrastró a un baño donde la obligó a realizar sexo oral y trató de arrancarle la ropa interior. La mujer pudo escapar y denunciar lo sucedido al personal del hotel, que inmediatamente llamó a la policía.

Cuando llegaron los detectives, Strauss-Kahn ya había partido, dejando olvidado su teléfono celular, dijo Browne, y comentó: "Parece que se fue con mucha prisa".

La policía descubrió que estaba en el aeropuerto y dio aviso a los agentes, que bajaron a Strauss-Kahn de la primera clase del vuelo de Air France que estaba a punto de iniciar el carreteo hacia la pista.

La camarera recibía auxilios por lesiones menores en un hospital. El vocero del hotel, John Sheehan, dijo que éste cooperaba con las autoridades.

De inmediato se desconocen los motivos de la presencia de Strauss-Kahn en Nueva York. El FMI tiene su sede en Washington, y lo esperaban el domingo en Alemania para reunirse con la canciller Angela Merkel.

Strauss-Kahn fue detenido bajo la acusación penal de acto sexual, intento de violación y privación ilegítima de la libertad. Las autoridades estaban buscando cualquier evidencia forense y ADN.

Su esposa, Anne Sinclair, lo defendió en un comunicado enviado a la agencia de noticias francesa AFP.

"No creo por un segundo las acusaciones presentadas en contra de mi marido. No tengo ninguna duda de que su inocencia será establecida", dijo Sinclair, una periodista nacida en Nueva York que presentó un popular programa semanal de noticias en la televisión francesa en la década de 1980.

En 2008, Strauss-Kahn, casado y con cuatro hijos, fue objeto de investigación por una presunta relación indebida con una empleada subalterna. La junta del FMI consideró que sus acciones eran "lamentables" y que "reflejaban un grave error de juicio".

Caroline Atkinson, vocera del FMI, dijo en un comunicado el domingo que la institución no haría declaraciones sobre el caso de Nueva York, y añadió que "el FMI sigue en pleno funcionamiento".

Se esperaba que la junta ejecutiva del Fondo fuera informada el domingo sobre la situación de Strauss-Kahn, pero la reunión fue pospuesta. John Lipsky, el primer subdirector gerente del FMI, encabezará el organismo en forma interina en la ausencia de Strauss-Kahn.

Las acusaciones de asalto sexual llegan en medio de informes de la prensa francesa sobre el estilo de vida de Strauss-Kahn, que incluiría coches y trajes de lujo, lo que algunos han considerado como una campaña de desprestigio.