Manchester City, conducido por su capitán argentino Carlos Tevez, puso fin el sábado a una sequía de trofeos de 35 años al ganar la Copa de la FA en el fútbol inglés con una victoria sobre Stoke por 1-0.

Yaya Toure anotó el gol a los 74 minutos después de encontrar un rebote tras un intento infructuoso de su compañero Mario Balotelli.

Toure le dedicó el gol a su hermano Kolo, suspendido por dar positivo en un control antidopaje. "Le dedico esta copa a él", dijo. "Espero que vuelva la próxima temporada".

El entrenador del City, el italiano Roberto Mancini, y Tevez, que se puso la tapa de la copa de sombrero, estuvieron entre los últimos en dejar el campo.

"En mi opinión, lo merecimos", dijo Mancini, luego que su equipo controló gran parte del partido.

El técnico asumió en diciembre de 2009, 16 meses después de la compra del club por parte del jeque Mansur, empresario de Abu Dhabi que lleva invertidos 300 millones de libras en jugadores.

El City logró su primer éxito el martes al clasificar por primera vez a la Liga de Campeones y espera que este título sea el primero de muchos.

En el mismo día de su largamente esperada consagración, su rival Manchester United logró un récord al ganar su 19no título de la liga inglesa. Esto no empañó las celebraciones de los fanáticos de la camiseta celeste.

Man City había dominado la primera etapa sin poder anotar. Thomas Sorensen se lució al atajar un remate de Balotelli y David Silva se perdió un gol cantado.

La mejor posibilidad del Stoke sobrevino a los 61 cuando Kenwyne Jones estuvo a punto de vencer a Joe Hart.

El bando de Tony Pulis se lanzó al ataque en los últimos minutos en busca del empate, pero la defensa del City resistió firme.

El triunfo del City tuvo lugar el mismo día que su rival local, Manchester United, ganó su 19no título de la Liga Premier, pero los fanáticos del City sólo atendieron al esfuerzo de sus jugadores que conquistaron su primer trofeo desde la Copa de Liga de 1976 y quinto en la Copa FA.

Stoke llegó a la final de la Copa por primera vez en sus 148 años de vida. Pero, pese al aliento incesante de sus fanáticos, se vio dominado en la primera etapa por el experimentado City.

Tevez, que se recuperó de una lesión en el tendón de la corva (isquiotibial), estuvo cerca del gol a los cinco minutos pero el arquero dinamarqués Sorensen respondió bien. Un remate de Toure a los 11 salió rozando un poste.

Sorensen se convirtió en la figura de su equipo al desviar a los 24 un disparo de Balotelli dirigido a un ángulo, pero la mejor oportunidad la tuvo el español Silva, cuyo remate salió por sobre el travesaño cuando el arquero rival estaba descolocado.

A los 55 minutos, Tevez se libró de dos defensores y pasó el balón a Silva, en inmejorable posición, pero se demoró demasiado para disparar y la defensa rival se recompuso.

Tevez volvió a insistir pero su remate salió desviado.

La paridad se alteró a los 74 cuando Silva y Balotelli avanzaron en pared hasta que el italiano remató, la pelota rebotó en un defensor y Toure no perdonó.

Como el City se clasificó para la Liga de Campeones, al Stoke le queda el consuelo de jugar en la Liga Europa la temporada próxima ya que tomará el lugar de aquél que tradicionalmente le corresponde a los ganadores de la Copa FA.

La meta que le queda al City es superar a Arsenal para quedar tercero en la liga y no tener que jugar una ronda preliminar de la Liga de Campeones. Le quedan dos partidos: el primero será el martes, en cancha de Stoke.