Los hinchas de Manchester United suelen colgar una famosa bandera en Old Trafford que cuenta los años desde el último título de su rival local, Manchester City.

El sábado, los simpatizantes del City levantaron en el estadio de Wembley una bandera propia que rezaba: "00 AÑOS".

Tras cortar una racha de 35 años sin trofeos con su victoria 1-0 ante Stoke, el hermano menor de la ciudad de Manchester quiere que su consagración en la Copa de la FA y su primera clasificación a la Liga de Campeones se conviertan en los primeros pasos de una nueva era, iniciada gracias al presupuesto futbolístico más alto del mundo.

Cuando sonó el silbato final y el City ganó su primer torneo desde la Copa de la Liga de 1976, el estadio de Wembley se llenó tanto de euforia como de alivio. Los hinchas sufridos del City por fin podían comenzar a festejar, algo que sin duda harían toda la noche.

Los jugadores, en tanto, comenzaban a pensar en alegrías mayores, sabedores que el presupuesto del jeque Mansur, el multimillonario de Abu Dhabi que compró el club en 2008, no tiene fondo.

"Se podía escuchar a algunos de los muchachos en el vestuario que susurraban después del partido: 'Sí, queremos más de esto''', dijo el zaguero belga Vincent Kompany. "Estamos felices hoy y el club se lo merece, pero es una sensación que queremos volver a tener".

"Pusimos los cimientos con esto y la clasificación a la Liga de Campeones", agregó. "Ahora queremos construir una casa sobre ellos".

El mediocampista marfileño Yaya Toure volvió a ser clave al anotar el gol del título, luego que un mes antes había marcado el de la victoria en semifinales sobre Man United.

Como Toure, que llegó hace casi un año del Barcelona por 24 millones de libras, el puntero español David Silva y el delantero argentino Carlos Tevez arribaron al City con la misión de ganar trofeos. La fortuna que Mansur gastó en estrellas desde 2008 comienza ahora a pagar sus dividendos.

"Es fantástico y creo que este club sólo puede volverse más fuerte", dijo Toure. "Espero que la próxima temporada podamos presentar pelea a los equipos grandes como United y Chelsea y creo que el club tiene el dinero para comprar a grandes jugadores".

Los fanáticos de United tenían su propia razón para festejar el sábado, ya que el equipo ganó su 19no título de liga, un récord en Inglaterra. Pero la bandera de la cabecera Stretford End, con el "35" que mostraba la mañana del sábado, perdió actualidad un par de horas después.

"Es tiempo que la bajen", dijo sonriente el técnico del City, el italiano Roberto Mancini.