La OTAN confirmó hoy haber atacado un edificio en la ciudad libia de Brega (este del país) y lamentó las posibles víctimas civiles registradas, que ayer la televisión estatal de Libia cifró en 16.

En un comunicado, la Alianza aseguró no poder confirmar la acusación de bajas civiles, aunque tampoco la desmintió.

"Lamentamos la pérdida de vidas civiles inocentes cuando ocurren", señaló la organización, que subrayó que el objetivo atacado "estaba identificado claramente como un centro de mando" utilizado por las fuerzas de Muamar al Gadafi para "coordinar ataques" contra la población.

Los dos canales de televisión estatales del régimen libio informaron ayer del ataque en Brega, ocurrido en la noche del jueves al viernes, y aseguraron que causó al menos 40 heridos.

Asimismo, difundieron un vídeo que mostraba imágenes de una decena de cadáveres con multitud de heridas y un edificio destruido en un paraje desértico.

Un testigo afirmó en la grabación que la mayoría de las víctimas eran religiosos que se habían reunido para celebrar una ceremonia musulmana en una residencia de la zona de Brega.

Los portavoces rebeldes han afirmado reiteradamente que en el área de Brega, una zona petrolífera escasamente poblada, no queda población civil desde que hace semanas las tropas leales a Gadafi y los sublevados libran intensos combates por el control del enclave.

Brega se encuentra a cerca de 70 kilómetros al oeste de la estratégica ciudad de Ajdabiya, la última localidad bajo control insurgente en el este del país, y que ha sido atacada en varias ocasiones por las fuerzas del régimen.

Entre ambas poblaciones se encuentra estancada desde finales de marzo la línea del frente oriental, con frecuentes bombardeos de la artillería pesada gadafista en dirección a Ajdabiya, a 160 kilómetros de Bengasi.