Johnny Depp soltó la carcajada cuando le preguntaron si estaba preocupado por las críticas duras en el Festival internacional de Cine de Cannes donde "On Stranger Tides", la nueva película de los "Piratas del Caribe", se presentó junto a cintas mucho más serias.

Para Depp su familia, integrada por la actriz francesa Vanessa Paradis y los hijos de ambos, son los únicos críticos que necesita.

"Mi familia ha visto más de mis películas que yo. De hecho, han visto muchas más, incluyendo esta", dijo Depp en una conferencia de prensa el sábado antes de la proyección de la nueva entrega de "Piratas del Caribe".

"Ellos han sido ángeles en este proceso, porque comencé a probar los personajes de manera secreta en ellos para ver cómo serían las reacciones. Cuando mi hija era pequeña y jugábamos con las muñecas Barbie, yo comenzaba a hacer esas voces, al final ella me decía: '¡basta!'''.

"Así que ellos van a ver las películas y tan sólo con observar su reacción puedo saber si todo está bien o no. Tengo mucha suerte en ese sentido. Hasta ahora parecen disfrutarlas. Mis hijos no me han despedido".

Pero, ¿qué tal las críticas de Cannes? Depp, de 47 años, pasó los primeros 20 años de su carrera haciendo películas raras y de bajo presupuesto que pocas veces eran aclamadas y en esta ocasión no estaba a sus anchas como en sus botas de pirata.

"Sí, siempre me han dado miedo las críticas", dijo Depp riendo. "En verdad me asustan".

La cuarta entrega de los "Piratas", inspirada en la atracción del parque de Disney, cuenta con Depp en su papel del capitán Jack Sparrow y con la española Penélope Cruz como una pirata, que busca la fuente de la eterna juventud acompañada de su padre Blackbeard, interpretado por Ian McShane.

Geoffrey Rush retoma su papel como Barbossa, el enemigo de Sparrow, mientras que Jerry Bruckheimer volvió como productor y Rob Marshall, aclamado por "Chicago", repitió como director. La película se estrena a nivel mundial el miércoles.

Para Depp y Cruz fue una oportunidad para reunirse, luego de trabajar juntos en "Blow" del 2001.

Sparrow masculla, habla con rodeos, parlotea y da volteretas. Utiliza mucho delineador en los ojos y una maraña de chucherías en su largo cabello y su barba. Su ropa se parece más a la de un gitano que a la de un pirata valiente.

"Entre los altos círculos de Disney no había nadie entusiasmado por lo yo que estaba haciendo", dijo Depp. "Casi me subtitularon".

Pero los 2.700 millones de dólares que han recaudado a nivel mundial las primeras tres películas de los "Piratas" terminaron con las dudas en el estudio sobre las características de Sparrow.

Bruckheimer está trabajando en el guión del quinto episodio de los "Piratas" y Depp dijo que está listo para volver a interpretar a Sparrow, siempre y cuando cuente con los ingredientes necesarios.

"Si estás rodeado por una fuerza tan creativa y sorprendente como Jerry y como Rob, además de actores tan buenos como estos, me parece que las posibilidades no tienen fin", dijo Depp. "Al final de cuentas, y fuera de broma, estas películas están hechas para la gente que va y paga el dinero que se esfuerza por ganar para ver esas cosas. Y si la gente se cansa de algo, ahí es cuando se acaba".