La ministra de Industria de Argentina, Débora Giorgi, se manifestó hoy dispuesta a reunirse en Foz de Iguazú con su par de Brasil, Fernando Pimentel, para discutir las trabas brasileñas a la importación de autos argentinos, aunque con la condición de que Brasilia levante esas restricciones.

Fuentes gubernamentales citadas por la agencia oficial Télam dijeron que Giorgi mantuvo en las últimas horas un contacto telefónico con Pimentel, tras la invitación formulada por el funcionario brasileño para tratar esta controversia en Brasilia.

Las fuentes dijeron que el ministro brasileño pidió 48 horas para dar una respuesta a esta contrapropuesta formulada por el Gobierno argentino.

Pimentel cursó su invitación en una escueta misiva de respuesta a la que le había enviado la ministra argentina para protestar por las medidas proteccionistas anunciadas este jueves por Brasil para frenar la importación de automóviles.

En la carta, Pimentel reiteró "el interés y la disposición" de Brasil en tratar "todos" los asuntos de interés comercial entre ambas partes, según informó en un comunicado el Ministerio brasileño de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior.

Pimentel aseguró que las preocupaciones que ha suscitado Argentina "han sido y continuarán siendo objeto de discusión bilateral".

Este jueves el Gobierno brasileño impuso restricciones a la importación de vehículos automotores de todo el mundo, aunque la medida se ha interpretado en Argentina como una represalia a las barreras que ese país impone a los alimentos procedentes de Brasil.

La medida de Brasil establece la implantación de licencias no automáticas para la liberación en los puertos y pasos de frontera de los vehículos automotores importados.

El Gobierno argentino calificó la medida como "intempestiva y sin aviso" y advirtió de que la resolución afecta al 50 por ciento del comercio bilateral.

Giorgi envió una dura carta a su colega brasileño en la que defiende las medidas de protección comercial adoptadas por Argentina y acusa a Brasil de imponer múltiples barreras a las exportaciones argentinas.