Los dos apagones nacionales ocurridos en un mes y el anuncio de un plan de racionamiento para varios estados han encendido las alarmas entre los venezolanos que temen volver a enfrentar una crisis eléctrica similar a la del año pasado.

Las autoridades han negado que Venezuela esté a las puertas de una nueva crisis, pero algunos analistas sostienen que el riesgo está latente debido a que no hay suficiente capacidad en el sistema termoeléctrico para cubrir la demanda, además de las fallas de mantenimiento y la "deficiencia" gerencial.

Luego de negar insistentemente la existencia de problemas en el servicio, al gobierno no le quedó otra opción que reconocer esta semana, tras el apagón de más de una hora que se presentó el lunes en 10 de los 23 estados del país, que el sistema eléctrico enfrenta "debilidades en la generación" que sólo pondrá superarse a finales de año.

Al profundizar sobre las causas de las recientes fallas, el director del Centro Nacional del Despacho de Carga del Ministerio de Energía Eléctrica, Igor Gavidia, dijo el jueves a medios locales que hay problemas en la "producción termoeléctrica" del país, pero aseguró que el gobierno tiene "planes para rehabilitar máquinas que están fuera de servicio".

Venezuela enfrentó a inicios del 2010 una severa crisis eléctrica debido a una prolongada sequía que afectó las represas que alimentan algunas de las principales plantas hidroeléctricas del país, y a deficiencias existentes en el sistema termoeléctrico, lo que llevó al gobierno a imponer severos racionamientos del servicio durante la primera mitad del año.

Mariana Tablante, una supervisora de 36 años, revivió esta semana de los difíciles momentos que vivió en la crisis del 2010 cuando su comunidad, en el sector de "Puerta Maraven" de Punto Fijo, en el estado occidental de Falcón, se quedó sin servicio eléctrico por 42 horas continuas entre el martes y el jueves.

"Era como vivir en la época de las cavernas", expresó Tablante a la AP al relatar como ella junto a sus dos hijos pequeños, su esposo y una cuñada recién parida con su bebé de una semana de nacida, tuvieron que aprender a moverse entre penumbras durante la noche alumbrados sólo por velas, y pasar largas horas de insomnio debido al intenso calor.

Tablante indicó que ante el prolongado apagón, originado por la falla de un transformador en el estado Falcón, tuvo que pasar todos los alimentos que tenía en su nevera a cavas con hielo para evitar su descomposición, y limitarse a consumir sólo "comida rápida" porque su cocina es eléctrica y no tenía como cocinar.

Los racionamientos eléctricos que comenzaron a aplicarse en varios estados desde hace más de un mes también han suscitado protestas de empresarios y comerciantes que han advertido que de prolongarse esa situación el país podría entrar nuevamente en un proceso de recesión tal como ocurrió el año pasado cuando la economía cayó 1,4%.

El jefe de la federación de cámaras de empresas del estado fronterizo del Táchira, José Rozo, indicó a la AP que desde hace "60 días" en esa entidad se vienen dando cortes eléctricos interdiarios de cerca de una hora que han afectado a los comercios, escuelas, universidades y dispensarios médicos.

Rozo explicó que para hacer frente al racionamiento algunas empresas han tenido que adquirir plantas eléctricas, pero reconoció que esa situación está incidiendo sobre la producción.

La estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) confirmó el jueves que el Centro de Refinación Paraguaná en Falcón, que es el mayor del país y uno de los más grandes del mundo, fue paralizado parcialmente debido a una falla eléctrica.

A la cadena de incidentes se sumó el viernes la caída, por causas aun no establecidas, de una línea de alta tensión sobre 26 casas en la localidad oriental de El Tigre, lo que originó el incendio de las viviendas, la muerte de dos personas y varios heridos por quemaduras, según informó Manuel Pinto, funcionario de la empresa estatal eléctrica.

"En estos días hemos tenido algunas situaciones en el sistema eléctrico nacional porque bueno hay una demanda creciente, cada día más creciente, además de sabotaje que hay y que lo estamos investigando y lo estamos combatiendo", dijo el jueves el vicepresidente Elías Jaua, al referirse a los recientes incidentes.

Jaua instó a los venezolanos, a través de la televisora estatal, a ahorrar energía porque "hay momentos, horas del día, donde la demanda alcanza las capacidades generación eléctrica".

"La realidad ha demostrado que la crisis no estaba solventada", dijo a la AP Miguel Lara, ex director de la estatal Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (OPSIS), al asegurar que el riesgo de una crisis eléctrica sigue latente.

Lara afirmó que el sistema eléctrico nacional está siendo manejado por personas que "no son las más idóneas" lo que aseguró que potencia el riesgo de que ocurran fallas.

Agregó que el parque termoeléctrico, además de los problemas de obsolescencia, "está tan copado..que cualquier falla lleva a estos racionamientos".

El analista negó que las fallas que enfrenta el sistema venezolano sean consecuencia del aumento de la demanda eléctrica, e indicó que lo que se ha recuperado son los niveles del 2009.

Venezuela tiene actualmente una capacidad de generación de 17.922 megavatios, según cifras oficiales.