La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, canceló por recomendación médica el viaje que tenía previsto hacer el próximo fin de semana a Asunción para participar en los actos del Bicentenario de la Independencia de Paraguay, dijeron hoy a Efe fuentes oficiales.

Rousseff sufrió a comienzos de este mes una neumonía y, aunque está más recuperada, sus médicos le recomendaron que no encare un viaje de varias horas en avión y que guarde reposo, dijo una fuente del Palacio de Planalto, sede del Ejecutivo.

En representación de Brasil asistirán a las fiestas paraguayas el canciller, Antonio Patriota, y el presidente del Senado, el expresidente de la república José Sarney, mientras que la mandataria buscará otra fecha para visitar Asunción.

La visita de Rousseff a la capital paraguaya, que había sido planteada varias veces desde el pasado 1 de enero, cuando asumió el poder, fue finalmente acordada el pasado 3 de mayo en Brasilia durante una reunión que Patriota sostuvo con su homólogo paraguayo, Jorge Lara Castro.

La cancelación de la visita se produce horas después de que el Senado brasileño ratificara, en votación simbólica, los acuerdos firmados entre ambos países en 2009 mediante los cuales se triplicarán los beneficios que Paraguay recibe de la hidroeléctrica Binacional de Itaipú.

La votación en el Senado, que se efectuó en la noche del miércoles, era el último paso para la sanción presidencial de esos acuerdos, por los que Brasil pasará a pagar 360 millones de dólares anuales por los excedentes de energía paraguaya que recibe de Itaipú, tres veces más de lo que desembolsa en la actualidad.

Los acuerdos de 2009, firmados por el presidente paraguayo, Fernando Lugo, y por el antecesor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, establecen además la construcción de una línea de transmisión de 500 kilovatios entre Itaipú y Asunción, cuyo coste ha sido calculado en unos 400 millones de dólares.