El candidato presidencial Ollanta Humala presentó el viernes un rediseñado plan de gobierno que principalmente contempla gravar la minería de acuerdo con la competencia internacional y no tocar ahorros privados para financiar las jubilaciones.

Humala busca detener su caída en la preferencia electoral frente a Keiko Fujimori, que según las encuestas le ha dado alcance en el tope de los sondeos. Ambos buscan convencer a los indecisos que son alrededor del 20% de los electores, de acuerdo con las encuestas para la segunda ronda electoral el 5 de junio.

"Buscamos darle confianza al país, una gran transformación, gradual pero sin cambios desestabilizadores", dijo Humala en una conferencia de prensa, acompañado de sus 24 asesores, entre ellos economistas, abogados e ingenieros.

"La tributación minera no desalentará la inversión y aumentará cuando la rentabilidad (de las mineras) se incremente y disminuirá cuando la rentabilidad decrezca", añadió.

Proponemos "un sistema de regalías escalonadas y así al aumentar la rentabilidad de las mineras se aumentará la carga tributaria", dijo a The Associated Press Daniel Schydlowsky, economista asesor de Humala.

"Lo que proponemos se aplica en Australia, Canadá, Israel, Nueva Zelanda y en Chile. Hay varias empresas mineras que están acá y también en Chile donde ya han pactado con el gobierno de allá", añadió.

Perú es el primer exportador mundial de plata, el segundo de zinc y cobre y el sexto de oro.

Humala, un ex militar izquierdista, prometió no tocar los ahorros privados para financiar una de sus principales propuestas: un sistema pensionario para personas mayores de 65 años que no tienen protección social.

Luis Arias, un asesor de Humala en temas tributarios, dijo a la AP que el financiamiento de todos los programas sociales que promete Humala alcanza "el 3% del producto bruto interno que serían unos 4.500 millones de dólares".

"Los programas de pensión para los mayores de 65 años, las becas y capacitaciones para alumnos y los que combatirán la desnutrición serán los que empezarán de inmediato", añadió Arias.

Humala dijo que su plan de gobierno buscaba la concertación política, a diferencia de "la imposición de ideas, tradicional en Perú entre 1990 y 2000" durante el gobierno de mano dura del ex presidente Alberto Fujimori, padre de Keiko.

"En la década de 1990 se impuso las ideas y se cerró el Congreso, se cambió la constitución con fines reeleccionistas, se persiguió periodistas, se violó derechos humanos, se atentó contra la democracia", criticó.

Alberto Fujimori fue condenado a 25 años de prisión por corrupción y violaciones a los derechos humanos.