Era imposible que los productores de "Piratas del Caribe" se quedaran sin Penélope Cruz en la más reciente película de la serie, incluso aunque les dijo que estaba embarazada.

Los cineastas a cargo del proyecto la querían tanto que arreglaron las cosas alrededor de ella en el nuevo episodio de los piratas, "On Stranger Tides", para amoldar la producción al embarazo de Cruz. La cinta será estrenada en el Festival internacional de Cine de Cannes el sábado, antes de su estreno mundial.

Hace un año, cuando esperaba a su primer hijo con Javier Bardem, Cruz le dio la noticia al astro de los piratas Johnny Depp, al productor Jerry Bruckheimer y al director Rob Marshall poco antes de que comenzara el rodaje.

"Quería tomar la decisión con ellos, con Rob, Johnny y Jerry", dijo Cruz en una entrevista en Los Angeles antes de viajar a Cannes, donde estará con Depp en la alfombra roja del festival. "Fueron increíblemente lindos con su respuesta, protectores y generosos, pusieron cuidado en cada paso de este proceso para realizar esta película".

Cruz había pensado que los cineastas podrían temer que su embarazo entorpeciera las escenas de acción en las que ella y Depp realizan elaborados duelos con espadas en el mar, acrobacias en los barcos y aventuras a través de selvas y cuevas.

Mientras que los productores temían que Cruz optara por renunciar a la película por tratarse de una filmación tan ardua y estando embarazada.

Pero fue más su interés por mantenerla, de hecho Bruckheimer contó que tenía una fotografía de Cruz en su pizarrón cuando comenzó a crear el personaje por primera vez. La española interpreta a la indomable hija del pirata Blackbeard, que navega su barco el Queen Anne's Revenge, en busca de la fuente de la eterna juventud.

Bruckheimer dijo que siempre imaginó a Cruz junto al oscilante personaje de Depp, Jack Sparrow.

"Tenía miedo de que se echara para atrás, afortunadamente hablamos con ella y dijo: 'Lo haré, me encantará hacerlo, no puedo esperar'. Yo dije 'genial', esa era mi mayor preocupación", dijo Bruckheimer. "Hago mucha televisión y hay muchas actrices que se embarazan durante sus series y sabemos cómo resolverlo, así que eso no me preocupaba".

El equipo de producción ajustó su calendario para que la mayoría de las escenas de Cruz se filmaran al principio, antes de que comenzara a crecerle la barriga. Y aunque efectivamente realizó todas sus escenas de acción de encuadre cerrado, una doble hizo más trabajo en las tomas más abiertas.

"Hice lo que era seguro", dijo Cruz. "Eso también era importante para ellos, no sólo para mí".

El coprotagonista Geoffrey Rush, que retomó su papel de Barbossa, el enemigo de Sparrow, dijo que todos los cambios que se requirieron para contar con Cruz valieron la pena.

A Rush le encanta Woody Allen, el director de "Vicky Cristina Barcelona", que le valió a Cruz un Oscar a la mejor actriz de reparto. Rush dijo que la versatilidad de la española le dio gran energía a la más reciente película de los "Piratas".

"El temperamento latino brioso estaba convertido en arte en 'Vicky Cristina Barcelona', era comedia fina en las manos de Penélope. Pero la ves en una película de Pedro Almodóvar y dices: 'Ella es la mejor actriz dramática del mundo'" dijo Rush. "Que todo eso haya llegado al Queen Anne's Revenge, es lo mejor que puede pasar".

Cruz tuvo a su hijo en enero pasado.

Marshall, que llevó a Cruz a una nominación al Oscar por el musical del 2009 "Nine", dijo que le gusta imaginar que mientras la actriz comía por dos, también actuaba por dos.

"Ella tuvo un niño", dijo Marshall. "Me encanta el hecho de que podría haber algo de esa energía masculina en ella, este piratita dentro que le ayudó a ser una pirata ruda. Así que fue algo de suerte".