Tres emigrantes etíopes llegaron a Túnez después de sobrevivir a una odisea terrible en el mar en la que vieron a decenas de personas morir de sed y hambre en una embarcación en la que huían de Libia, dijo el viernes el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Los etíopes fueron hallados el jueves por la mañana en el campamento de refugiados de Shousha en Túnez, dijo la portavoz del ACNUR, Melissa Fleming.

El testimonio de los tres hombres a personal de asistencia humanitaria confirma la versión del diario The Guardian de Londres de que buques militares negaron la asistencia a los migrantes que iban en el bote de Libia a Italia, afirmó Fleming a la prensa en Ginebra.

"Los refugiados dijeron que buques militares pasaron en dos ocasiones por el bote sin detenerse, y que un helicóptero militar lanzó comida y agua a la embarcación en algún momento de la travesía", señaló Fleming.

"El primer buque rechazó la petición para que los migrantes lo abordaran. El segundo sólo tomó fotos", dijo la portavoz que citó a uno de los testigos.

El hombre no logró identificar la procedencia de las embarcaciones y la OTAN negó que alguna de sus unidades hubieran estado en los alrededores.

Sesenta y tres de 72 personas murieron, entre ellas todas las mujeres y todos los niños. Los supervivientes fueron arrestados por fuerzas que apoyan a Gadafi después de que su bote encallara, aunque lograron huir de nuevo, ahora por tierra hacia Túnez.

Según cifras de la ACNUR, al menos 1.200 personas han muerto en su intento por huir de Libia en embarcaciones frágiles desde el estallido del conflicto entre los rebeldes y las fuerzas leales a Moamar Gadafi.

La entidad dijo a principios de semana que considera que unas 600 personas perecieron en un naufragio ocurrido el 6 de mayo poco después de que la embarcación zarpara del puerto de Trípoli.