Más de 500 manifestantes iraquíes se reunieron en el centro de Bagdad el viernes para exigir mejores servicios y más empleos.

Los manifestantes se congregaron en la Plaza central de Tahrir en Bagdad y fue una de las más grandes que se hayan celebrado en las última semanas en Irak.

Mientras otros marchan en otros puntos de Oriente Medio enfocados en exigir cambios gubernamentales, la mayoría de las manifestaciones en Irak han buscado mejores servicios como un servicio eléctrico confiable y servicios de agua potable, además del retiro de los soldados estadounidenses y ponerle fin a la corrupción.

El primer ministro Nuri al Maliki impuso como fecha límite el 7 de junio para que su gabinete aplique reformas o sea despedido.

Muchos manifestantes señalaron que habían salido a las calles el viernes para obligar al gobierno que cumpla con lo pactado antes de la fecha límite.