El príncipe Felipe de Borbón, heredero de la Corona española, junto a su esposa, la princesa Letizia, y el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, presiden el funeral por los nueve fallecidos en el terremoto del miércoles en la ciudad de Lorca, sureste de España.

El funeral se celebra en el patio del recinto ferial de Lorca con la presencia de sólo cuatro féretros ya que los familiares de los otros cinco fallecidos expresaron su deseo de despedir a estas víctimas en ceremonias íntimas.

Antes del comienzo del oficio religioso los Príncipes saludaron a los familiares de las víctimas mortales, a quienes transmitieron palabras de consuelo.

También asisten al funeral otros miembros del Gobierno, autoridades regionales y locales y representantes del Partido Popular (PP), el principal de la oposición en España.

En una breve comparecencia ante la prensa en el propio recinto ferial antes del funeral, Rodríguez Zapatero destacó el compromiso del Gobierno con la reconstrucción de la ciudad.

"El terremoto ha sido duro, fuerte, ha tenido impacto, pero más fuerte es este país", su voluntad de solidaridad y reconstrucción, dijo Zapatero, que hizo hincapié en que con "unidad, coordinación, voluntad, celeridad y con medios" se conseguirá que Lorca "recupere la normalidad cuanto antes".

El jefe del Ejecutivo español recorrió poco antes, acompañado por el ministro de Fomento, José Blanco, el barrio de La Viña, el más afectado por los terremotos, que causaron 9 muertos, más de 300 heridos e importantes daños materiales.

Zapatero supervisó los daños más importantes y presenció las labores de desescombro realizadas por la Unidad Militar de Emergencia en la calle Granada, donde los movimientos de tierra causaron graves daños a los inmuebles.

El presidente habló con algunos vecinos que presenciaban en silencio su visita a la zona más afectada por los seísmos, de 4,4 grados y 5,1 grados de magnitud en la escala abierta de Richter que en la tarde del miércoles sacudieron esta ciudad de 92.000 habitantes.

El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo ayer que "la superficialidad del temblor y el tipo de suelo de Lorca" multiplicaron los efectos de los terremotos y explican la magnitud de los daños causados.

El Gobierno español aprobará hoy un decreto ley de medidas dirigidas a los damnificados, que incluirá ayudas al alquiler de viviendas para quienes hayan perdido sus casas y diversos beneficios fiscales.