El accidentado musical "Spider-Man", que bajó el telón el pasado abril con miras a renovar la pieza tras la lluvia de críticas recibidas, reinicia hoy sus representaciones previas al estreno oficial de la obra el 14 de junio, bajo la dirección de Phillip William McKinley.

McKinley, un reconocido director con amplia experiencia en producciones de Broadway, ha sustituido a Julie Taymor, ganadora de un premio Tony y que hasta recientemente estaba a cargo de la obra más cara en la historia de la meca de los musicales.

"Spider-Man" retorna así a las tablas del teatro Foxwoods tras un receso de tres semanas con nueva escenografía y canciones, así como maniobras y un remozado libreto a cargo de Roberto Aguirre-Sacasa.

La coreografía del musical esta a cargo en esta ocasión de Chase Brock, con vasta experiencia también en espectáculos de Broadway.

"La renovación de 'Spider-Man' es un momento sin precedentes e histórico para Broadway", señalaron los responsables de la producción en comunicado de prensa.

Agregaron que la nueva versión contiene los mejores aspectos de la obra original, añade nueva música de Bono y The Edge (integrantes de U2), cuenta la historia desde un ángulo diferente y ofrece más emoción para la audiencia.

Los retoques, que van desde su libreto hasta su música, suponen un dramático recorte del papel de la villana que enamora al Hombre Araña, Aracne, hasta ahora uno de los que más protagonismo tenía en la obra.

Junto a los problemas de las críticas, la producción ha visto cómo integrantes del musical han sufrido numerosos accidentes, que han dejado a varios heridos, entre ellos el doble de Spider-Man, Christopher Tierney, que se fracturó cuatro costillas y vértebras tras caer al vacío desde una altura de nueve metros.