Bart De Clercq superó por un neumático a Michele Scarponi y ganó el viernes la séptima etapa del Giro de Italia.

El ciclista belga del equipo Lotto-Omega atacó en el ascenso final hasta Montevergine di Mercogliano, a 10 kilómetros de la meta, y ganó con tiempo de 2 horas, 54 minutos, 47 segundos. Scarponi encabezó el pelotón de perseguidores, pero se quedó apenas corto en la ruta de 110 kilómetros que comenzó en Maddaloni.

De Clercq dedicó el triunfo a su compatriota Wouter Weylandt, quien falleció el lunes en un accidente en la tercera etapa del Giro.

"Durante la carrera traté de no pensar en Woter", dijo De Clercq. "Pero ahora que la gané, quiero dedicarle este triunfo a Wouter Weylandt y a su familia".

El checo Roman Kreuziger arribó tercero, con el mismo tiempo.

"Me quedé corto por un pelo al final", dijo Scarponi. "En general fue un buen desempeño. No tuvimos un buen ritmo en el pelotón y traté de aumentarlo, pero eso nunca es fácil".

El holandés Pieter Weening conservó la camiseta rosada de líder general por tercer día al hilo, tras arribar junto con el pelotón.

El venezolano José Rujano llegó octavo, mientras que el colombiano José Serpa se mantuvo en el décimo puesto de la clasificación general, a 33 segundos de Weening.

Alberto Contador cruzó la meta noveno y se mantuvo noveno en la clasificación general, a 30 segundos de Weening.

"Fue una etapa muy rápida, en la que el pelotón quería alcanzar al de la fuga", comentó el español.

La próxima etapa el sábado es un tramo de 217 kilómetros desde Sapri hasta Tropea. La carrera culmina el 29 de mayo en Milán.