Un provocativo documental proyectado en Cannes muestra al príncipe Felipe como un psicópata y a la familia real británica como unos "gángsters con diademas".

"Unlawful Killing" gira en torno a los alegatos de que la princesa Diana fue asesinada por el sistema británico y luego el crimen fue encubierto.

Una investigación realizada a 10 años de la muerte de Lady D abatió las acusaciones de que el accidente automovilístico en el que perdió la vida en 1997 en París fue parte de una conspiración, responsabilizando al conductor del auto en el que iba y a los vehículos que la seguían.

Pero la cinta del actor Keith Allen, padre de la cantante Lily Allen, reexamina la muerte.

El filme ya ha sido criticado en Gran Bretaña por mostrar una imagen de Diana luego del accidente. Y sus posición en contra de la monarquía "feudal" británica probablemente causarán mayor furor.

La película fue proyectada el viernes para posibles compradores y periodistas al margen del festival de cine.