China comprará 500.000 toneladas de aceite de soja de producción argentina, la operación más importante en este tipo de producto que hayan llevado a cabo ambos países, anunciaron hoy en Buenos Aires fuentes oficiales.

El anuncio fue hecho en la sede del Gobierno argentino por el canciller de este país, Héctor Timerman, y el ministro de Comercio de China, Chen Deming, tras una reunión que el funcionario asiático mantuvo con la presidenta Cristina Fernández.

En medio de algunos roces por medidas "antidumping" (contra la competencia desleal) impuestas por Argentina a varios productos chinos tras el estallido de la crisis global, China impuso el año pasado trabas sanitarias al ingreso en su mercado de aceite de soja argentino, producto del que el país suramericano es el mayor exportador mundial.

Si bien China reabrió las importaciones de este producto a mediados del 2010, su nivel de compras estaba muy por debajo de las marcas históricas, lo que suscitó quejas por parte de exportadores argentinos.

En una rueda de prensa conjunta, Timerman dijo también que China incluirá a Argentina en su próximo Plan Quinquenal como uno de sus principales socios económicos y comentó que el país asiático decidió aumentar la compra de productos argentinos con valor agregado, como el vino.

Chen, que llegó a Argentina acompañado por más de 80 empresarios, aseguró que transmitirá al Gobierno de su país el mensaje que recibió de parte de Fernández en favor de "fortalecer" las relaciones comerciales bilaterales.

"Voy a transmitir esta voluntad a las autoridades de mi Gobierno para así contribuir a la prosperidad económica de los dos países. Quiero anunciar además que vamos a promover en nuestra próxima feria comercial -que se realizará en Gang Dong- los productos argentinos", señaló.

Entre otros anuncios, ambos funcionarios ratificaron que continuarán las inversiones chinas en las sureñas provincias argentinas de Santa Cruz, Neuquén y Tierra del Fuego.

Horas antes, en otra rueda de prensa y tras reunirse con el canciller, Chen Deming prometió llevar a un nuevo escalón el comercio con Argentina, que el año pasado alcanzó a 13.500 millones de dólares, pero manteniendo el nivel de las exportaciones de su país.

"China es el segundo socio comercial de Argentina, mientras que Argentina es el cuarto socio comercial de China en Latinoamérica y esperamos escalar a un nuevo peldaño en las relaciones económico-comerciales", dijo Chen.

El país asiático es el destino del 8 por ciento de las exportaciones totales de Argentina y origen del 14 por ciento de las compras de la nación suramericana.

De acuerdo a cifras oficiales, el año pasado, Argentina exportó a China por 5.858,6 millones de dólares, un 60 por ciento más que en 2009, mientras que las importaciones desde el gigante asiático ascendieron a 7.648,8 millones de dólares, con un salto interanual del 59 por ciento.

Estas cifras dejaron un saldo deficitario para Argentina por 1.790,1 millones de dólares.

En el marco de este encuentro, la Cancillería argentina y la Agencia de Promoción de Inversiones de China firmaron un memorando de entendimiento de cooperación para la promoción de las inversiones.

Este documento complementa a otro firmado en julio pasado por el que se acordó diversificar el comercio bilateral en forma armónica y equilibrada pero poniendo énfasis en el incremento de la corriente de inversiones.