Carlos Beltrán redondeó el jueves el primer partido de tres jonrones de su carrera y los Mets de Nueva York bombardearon a Ubaldo Jiménez para imponerse 9-5 sobre los Rockies de Colorado.

En un juego que tardó dos horas en arrancar por culpa de la lluvia, Beltrán sacudió jonrones desde ambos lados del plato. El puertorriqueño remolcó un total de seis carreras, dos con cada cuadrangular.

Los batazos cayeron por todas partes en el estadio Coors Field: por todo el jardín central en el primero, a lo profundo del izquierdo en el séptimo y finalmente a las gradas del derecho en el noveno.

Fue un partido muy gratificante para un astro que se ha visto afectado en las últimas dos temporadas por lesiones en ambas rodillas.

"Me siento como un niño", dijo Beltrán. "Sonreía. No soy de sonreír mucho, pero estaba sonriendo. Es que estaba muy contento".

"Va a ser un día que nunca olvidaré", agregó.

El manager de los Mets Terry Collins quedó alucinado: "Jonrones por todas partes, de ambos lados, nunca había visto algo así", señaló.

El ambidiestro se convirtió en el octavo pelotero de los Mets que conecta tres jonrones en un juego y el primero desde que el dominicano José Reyes pegó tres el 15 de agosto de 2006 en Filadelfia.

Reyes conectó un sencillo de dos carreras en el cuarto, un imparable que puso fin a la apertura de su compatriota Jiménez (0-3).

Efectivo con su curva, Jonathon Niese (2-4) se anotó el triunfo en una labor de seis innings y un tercio, permitiendo jonrones solitarios a Jonathan Herrera y Todd Helton.

Los Rockies se acercaron 7-5 en el séptimo, pero el relevista Taylor Buchholz frenó la reacción al sacar a Troy Tulowitzki con una línea a lo profundo del izquierdo con dos outs y dos hombres en circulación.

Beltrán pegó su tercer vuelacercas del encuentro en la novena entrada, dándole a los Mets una ventaja de cuatro carreras y haciendo que el relevista venezolano Francisco Rodríguez perdiera la oportunidad del salvamento.

No les llevó mucho tiempo a los Mets agobiar con batazos a Jiménez. Después de que Harris recibió un boleto, Beltrán envió una bola rápida a lo profundo del jardín central en el primer inning.

Y Beltrán apenas estaba calentando motores, porque después envió un lanzamiento del venezolano Franklin Morales a las gradas del jardín izquierdo, y luego pegó su cuadrangular de la novena ante Matt Lindstrom, rompiendo la racha de Lindstrom de 13 innings sin permitir anotación.

Es la quinta vez que Beltrán pega jonrones tanto a la izquierda como a la derecha del plato en un encuentro como integrante de los Mets, lo cual lo empata con Todd Hundley para la mayor cantidad en la historia del equipo.

Esta temporada Jiménez ha estado lejos de la forma que lo ha llevado al Juego de Estrellas. Su recta ha estado muy al alcance de los bates, y su control preciso se ha visto algo intermitente, en parte debido a que se le rompió la cutícula en su pulgar de la mano con que lanza.

Jiménez mostró indicios de estar encarrilado de nuevo en su primera apertura de calidad en la temporada el viernes pasado en San Francisco, pero luego pasó apuros frente a los Mets.

"Lo único que puedo hacer es seguir trabajando fuerte todos los días", dijo Jiménez. "No me voy a frustrar. No estoy aportándole nada bueno al equipo, pero ojalá dentro de poco volveré a estar bien".

Y en Atlanta, los compañeros de Brian McCann, con los Bravos, estaban ansiosos por celebrar su imparable del triunfo en contra de Nacionales Washington.

Eric Hinske encabezó el jueves a los jugadores que corrieron detrás de McCann hacia la primera base luego de que su sencillo en la décima entrada diera a los Bravos de Atlanta una victoria de 6-5 sobre los Nacionales.

El venezolano Martín Prado, quien empató el partido 5-5 con un grand slam en la séptima entrada, anotó la carrera de la victoria desde la segunda base tras el sencillo de McCann al jardín derecho.

El grand slam de Prado ante el relevista Sean Burnett arruinó una sólida apertura de Jordan Zimmermann, quien registró la mejor actuación de su carrera con 11 ponches en seis entradas y un tercio.

Prado dijo que esperaba un buen lanzamiento porque sabía que Burnett no se arriesgaría a recibir una carrera de caballito.

"Ellos iban ganando por cuatro — no querrían perder con bases por bolas", dijo Prado. "Recibí un lanzamiento justo en el centro y conecté un batazo sólido".

En tanto, en el resto de los partidos de la jornada del jueves en la Liga Americana, Tampa Bay derrotó 7-4 a Cleveland; Kansas City 11-5 a Nueva York (Yanquis); y Baltimore 2-1 a Seattle, en 12 entradas.

Por la Liga Nacional, San Luis venció 9-1 a Chicago (Cachorros); y San Francisco 3-2 a Arizona.

El partido entre Los Angeles (Dodgers) y Pittsburgh fue pospuesto por lluvia.